Funciones del administrador de fincas y ventajas de contratarlo

Inicio > Comunidades > Funciones del administrador de fincas y ventajas de contratarlo

Funciones del administrador de fincas y ventajas de contratarlo

Seguro que tienes una idea general de cuáles son las principales funciones de un administrador de fincas, sin embargo, estamos seguros de que al finalizar la lectura de este artículo habrás podido sumar algún extra a tu lista de razones para contratar uno.

 ¿Qué es un administrador de fincas?

El administrador de fincas de una comunidad de propietarios es el profesional encargado de llevar a cabo la gestión técnica de la comunidad.

El nombramiento de este profesional se ha de realizar en una Junta de propietarios donde se le designará expresamente.

 ¿Quién puede ser administrador de fincas de una comunidad de propietarios?

La respuesta a esta pregunta la encontramos en la Ley de Propiedad Horizontal en el artículo 13 apartado 6 que dice que el cargo de administrador y en su caso, el de secretario-administrador puede ser ejercido indistintamente por alguno de los siguientes perfiles:

  • Los propietarios del inmueble.
  • Cualquier persona física que acredite formación y cualificación suficiente y adecuada para el cargo.
  • Personas jurídicas o profesionales independientes que se hayan nombrado a tal efecto.

Los propietarios del inmueble.

Cualquier persona física que acredite formación y cualificación suficiente y adecuada para el cargo.

Personas jurídicas o profesionales independientes que se hayan nombrado a tal efecto.

En este último supuesto, esto es, cuando el administrador de fincas es un profesional externo puede darse el caso de que esté titulado o no.

Tanto si cuenta con un título homologado en administración de fincas y posee un número de colegiado como si no tiene titulación específica, la denominación de administrador de fincas es válida y le permitirá ejercer como tal.

La diferencia estará en que en un caso figurará como administrador de fincas -a secas- y en el otro como administrador de fincas titulado.

 Funciones del administrador de fincas de una comunidad de vecinos

El artículo 20 de la ya mencionada Ley de Propiedad Horizontal establece que, de forma general, las funciones del administrador de fincas son las que siguen:

  1. Velar por la buena gestión del inmueble, de sus instalaciones y servicios.
  2. Hacer cuando corresponda las oportunas advertencias y apercibimientos a los titulares o propietarios de las viviendas sitas en el inmueble.
  3. Elaborar en tiempo y someter a Junta el plan de gastos previsibles y los recursos económicos o fuentes de financiación para hacerles frente.
  4. Preparar las cuentas de la comunidad y gestionar la contabilidad de la misma.
  5. Encargarse de la conservación y mantenimiento del inmueble, dando cuenta de las reparaciones y medidas urgentes de reforma al presidente y/o a los propietarios.
  6. Ejecutar en plazo los acuerdos adoptados en relación a obras y reformas, efectuar los pagos y asegurar los cobros relacionados con ellas.
  7. Realizar las funciones de secretario de la Junta y custodiar la documentación de la comunidad.
  8. Actuar como mediador de problemas entre vecinos y/o en representación de la comunidad ante otras comunidades o personas físicas y/o jurídicas.
  9. Llevar a cabo otras atribuciones aprobadas en Junta.

Velar por la buena gestión del inmueble, de sus instalaciones y servicios.

Hacer cuando corresponda las oportunas advertencias y apercibimientos a los titulares o propietarios de las viviendas sitas en el inmueble.

Elaborar en tiempo y someter a Junta el plan de gastos previsibles y los recursos económicos o fuentes de financiación para hacerles frente.

Preparar las cuentas de la comunidad y gestionar la contabilidad de la misma.

Encargarse de la conservación y mantenimiento del inmueble, dando cuenta de las reparaciones y medidas urgentes de reforma al presidente y/o a los propietarios.

Ejecutar en plazo los acuerdos adoptados en relación a obras y reformas, efectuar los pagos y asegurar los cobros relacionados con ellas.

Realizar las funciones de secretario de la Junta y custodiar la documentación de la comunidad.

Actuar como mediador de problemas entre vecinos y/o en representación de la comunidad ante otras comunidades o personas físicas y/o jurídicas.

Llevar a cabo otras atribuciones aprobadas en Junta.

En el caso de que el administrador de fincas tenga a su cargo fincas arrendadas, sus funciones serán:

  1. Hacer una selección de los arrendatarios, constituir las fianzas a depositar, redactar los contratos y gestionar la firma.
  2. Conseguir la cédula de habitabilidad de las viviendas.
  3. Cobrar las rentas acordadas y actualizarlas cuando corresponda.
  4. Pagar gastos e impuestos.
  5. Llevar a cabo la gestión de traspaso de locales comerciales afectos al inmueble.
  6. Gestionar la realización de obras de mejora y reparaciones.
  7. Tramitar las gestiones necesarias en temas de impagos de cuotas de la comunidad por vecinos morosos.
  8. Ofrecer asesoramiento sobre temas relativos al arrendamiento.

Hacer una selección de los arrendatarios, constituir las fianzas a depositar, redactar los contratos y gestionar la firma.

Conseguir la cédula de habitabilidad de las viviendas.

Cobrar las rentas acordadas y actualizarlas cuando corresponda.

Pagar gastos e impuestos.

Llevar a cabo la gestión de traspaso de locales comerciales afectos al inmueble.

Gestionar la realización de obras de mejora y reparaciones.

Tramitar las gestiones necesarias en temas de impagos de cuotas de la comunidad por vecinos morosos.

Ofrecer asesoramiento sobre temas relativos al arrendamiento.

 Ventajas de contratar un administrador de fincas

La principal ventaja que vas a tener al contratar a un administrador que lleve a cabo la gestión de fincas es que como propietario vas a poder delegar en esta figura profesional el manejo, realización y control de las funciones que hemos destacado anteriormente.

Pero esto no es lo único en que te beneficia contar con una administrador de fincas cualificado, a continuación te detallamos otras tres importantes ventajas:

  • La normativa que regula a las comunidades de propietarios es cada vez más compleja, y cumplir con todos los requisitos se antoja difícil. La contratación de un administrador de fincas profesional permite evitar sanciones y problemas mayores, dado que está al tanto de los procedimientos y cambios normativos que se producen en cada momento. Un ejemplo claro y muy reciente de esto lo tienes en las obligaciones en materia de protección de datos implementadas en los últimos años y de obligatorio cumplimiento so pena de ser sancionado económicamente.
  • Ser un perfil “externo” permite que los profesionales encargados de la administración y gestión de fincas traten de un modo más empático y con menos riesgos de confrontaciones internas aquellos problemas de gravedad que pueden dar origen a enfrentamientos entre propietarios de la comunidad. El ejemplo más claro de este supuesto lo tienes en la reclamación de cuotas impagadas a vecinos morosos o en la gestión de conflictos internos entre varios vecinos.
  • Al ser perfiles profesionales cuentan con conocimientos y medios técnicos suficientes para acometer procesos y gestiones tecnológicas que quizás no estén al alcance de los vecinos. Un ejemplo de esto es la capacidad para gestionar trámites digitales en distintas administraciones públicas o su facilidad para conseguir mejores condiciones de contratación en servicios de suministro o de reparaciones.

La normativa que regula a las comunidades de propietarios es cada vez más compleja, y cumplir con todos los requisitos se antoja difícil. La contratación de un administrador de fincas profesional permite evitar sanciones y problemas mayores, dado que está al tanto de los procedimientos y cambios normativos que se producen en cada momento. Un ejemplo claro y muy reciente de esto lo tienes en las obligaciones en materia de protección de datos implementadas en los últimos años y de obligatorio cumplimiento so pena de ser sancionado económicamente.

Ser un perfil “externo” permite que los profesionales encargados de la administración y gestión de fincas traten de un modo más empático y con menos riesgos de confrontaciones internas aquellos problemas de gravedad que pueden dar origen a enfrentamientos entre propietarios de la comunidad. El ejemplo más claro de este supuesto lo tienes en la reclamación de cuotas impagadas a vecinos morosos o en la gestión de conflictos internos entre varios vecinos.

Al ser perfiles profesionales cuentan con conocimientos y medios técnicos suficientes para acometer procesos y gestiones tecnológicas que quizás no estén al alcance de los vecinos. Un ejemplo de esto es la capacidad para gestionar trámites digitales en distintas administraciones públicas o su facilidad para conseguir mejores condiciones de contratación en servicios de suministro o de reparaciones.

Contratar un buen seguro para comunidades es mucho más importante y vinculante de lo que piensas a priori. Si aún no tienes contratado uno y necesitas información que ayude a resolver tus dudas, en Reale Seguros ponemos a tu disposición nuestra red de agentes especializados que te aconsejarán y harán llegar la mejor oferta posible para tus necesidades.