¿Qué es una vivienda de protección oficial? Tipos y características

Inicio > Hogar > ¿Qué es una vivienda de protección oficial? Tipos y características

¿Qué es una vivienda de protección oficial? Tipos y características

La vivienda de protección oficial es una medida del Estado para procurar el acceso a la vivienda, a través de una compra o de un arrendamiento, a personas que no pueden acceder a ella en el mercado libre. 

Pueden ser de iniciativa pública o privada y se ofrecen a las familias que cumplan una serie de requisitos a un precio inferior al del mercado libre.  

Si te encuentras en una situación de vulnerabilidad o si buscas conocer exactamente qué es una vivienda de protección oficial, qué tipos existen y cuáles son sus características, te animamos a seguir leyendo.

¿Qué es una vivienda de protección oficial?

Una vivienda de protección oficial (VPO) es una vivienda para compra o alquiler, promovida por la administración pública y gestionada por cada Comunidad Autónoma que facilita el acceso a alojamiento a personas con dificultades económicas.

Las viviendas de protección oficial pueden ser de iniciativa pública o privada, y cuentan con una serie de características específicas como la limitación de su superficie o la imposibilidad de hacer libre uso de ellas. 

En el caso de las viviendas de protección oficial de iniciativa pública, son financiadas por fondos públicos que se distribuyen por sorteo o concurso. 

En la iniciativa privada, una promotora recibe una subvención pública para su proyecto, pone a disposición un número limitado de viviendas protegidas

Para poder acceder, los solicitantes deben cumplir con una serie de requisitos que establece cada Comunidad Autónoma (CC. AA. ).

Una vivienda de protección oficial puede dejar de serlo en los siguientes contextos: 

  1. Por extinción del régimen de protección pública. El plazo lo establece cada Comunidad Autónoma. Se sitúa entre los 10 y 30 años. 
  2. Por descalificación voluntaria. Puede solicitarla voluntariamente el dueño del inmueble, o bien puede ser consecuencia de una sanción pública si no se cumplen las condiciones establecidas por ley. 

Requisitos para acceder a una vivienda protegida

Si deseas acceder a una vivienda protegida debes cumplir con una serie de requisitos que pueden variar según la CC. AA en la que vivas, así como según se trate de viviendas de iniciativa pública o privada. 

Compartimos contigo las condiciones más comunes: 

  • La persona que las solicita ha de ser mayor de edad o estar emancipado.
  • El beneficiario debe estar empadronado en la CC. AA. en la que desea acceder a este tipo de viviendas.
  • Las familias deben respetar los límites de rentas establecidos de acuerdo con el IPREM (Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples). 
  • Ningún miembro de la unidad de convivencia debe ser propietario de una vivienda.
  • Las personas que acceden a las VPO pueden beneficiarse generalmente de deducciones fiscales y ayudas como préstamos a intereses bajos.
  • Las personas extranjeras que cuenten con permiso de residencia temporal pueden acceder únicamente a una vivienda protegida arrendada.

Las características y requisitos de las viviendas protegidas en España se plasman en el Plan Estatal de acceso a la vivienda vigente. 

Tipos de viviendas de protección oficial y viviendas protegidas

Llegados a este punto, es importante que conozcas los diferentes tipos de viviendas de protección oficial (VPO) y viviendas protegidas de iniciativa privada que existen. 

Tipos de viviendas protegidas para venta 

Existen 2 tipos de viviendas protegidas de iniciativa pública destinadas a la venta: 

  1. Viviendas con protección pública básica (VPPB). Su superficie está limitada a 110 m2 y un precio legal máximo establecido.
  2. Viviendas públicas de precio limitado (VPPL). Su superficie construida no puede superar los 150 m2 y tienen 20 años de régimen de protección.

En el caso de las viviendas de iniciativa privada se encuentran las viviendas de precio tasado (VPT). Su precio es fijado por la empresa promotora y la administración competente.

Tipos de viviendas protegidas para arrendamiento

En lo que respecta al arrendamiento, las viviendas protegidas pueden ser: 

  • Vivienda con protección pública para arrendamiento (VPPA). Cuentan con una superficie máxima de entre 110 y 150 m2. Las personas que deseen acceder a ellas deben, entre otros requisitos, no superar una renta anual máxima.
  • Vivienda con protección pública para arrendamiento con opción de compra (VPPA OC). Son viviendas con una superficie máxima de 150 m2 cuyos propietarios pueden adquirir a un precio reducido. Entre sus requisitos: no deben superar una renta máxima establecida por ley. 
  • Vivienda con protección pública para arrendamiento con opción de compra para jóvenes (VPPA OC-J). Se trata de variantes de las VPPA OC reservadas a menores de 35 años y que no superan los 70 m2. Como las anteriores, están sujetas a una renta máxima.

Existe otro tipo: las viviendas protegidas de integración social (VIS) reservadas a las personas más desfavorecidas pero que, en ningún caso, pueden adquirirlas. 

Se suelen entregar en arrendamiento o bien mediante algún tipo de cesión.

Características de las viviendas de protección oficial

La principal característica de las viviendas de protección oficial es que ofrecen precios inferiores a los del mercado de cada CC. AA. en la que se encuentran. 

Te enumeramos a continuación otros rasgos distintivos básicos, aunque, en virtud de lo que te hemos detallado hace unas líneas, cada tipo de VPO cuenta con características específicas. 

Igualmente, ten presente que cada CC. AA. evalúa qué viviendas serán de protección oficial:  

  • Es obligatorio que se destinen a uso residencial habitual y permanente sin excepciones.
  • Reciben subvenciones del estado pero son las CC. AA. las que desarrollan y aplican su plan de vivienda específico. 
  • Suelen ser viviendas construidas por promotores inmobiliarios que reciben subvenciones del Estado. En contrapartida, deben poner en el mercado un número determinado de viviendas en régimen de VPO.
  • No suelen superar, por regla general, los 90 m2 de superficie en la iniciativa pública, 110 m2 en la privada y los 150 m2 en el caso de familias numerosas. 
  • Los propietarios no pueden disponer libremente de ellas para venderlas o alquilarlas si no transcurre el plazo estipulado para que se extinga el régimen al que están sujetas.
  • Nadie puede añadir un sobreprecio o prima al arrendamiento, venta o acceso diferido a este tipo de viviendas.

En Reale Seguros, ponemos a disposición de nuestros clientes seguros de hogar respaldados por buenas coberturas y con una excelente relación calidad precio tanto para tu propiedad como para asegurar tu piso de alquiler. Puedes comprobarlo calculando tu seguro de hogar online en unos pocos clics o contactarnos si necesitas que nuestros agentes especializados amplíen cualquier tipo de información.