¿Qué hacer cuando fallece uno de los 2 titulares de una cuenta bancaria?

Inicio > Decesos > ¿Qué hacer cuando fallece uno de los 2 titulares de una cuenta bancaria?

¿Qué hacer cuando fallece uno de los 2 titulares de una cuenta bancaria?

Afrontar los trámites relacionados con una cuenta bancaria con 2 titulares por fallecimiento es aún más complejo que en otras situaciones desde un punto de vista financiero, legal e incluso fiscal. El problema es que mucha gente piensa que el dinero pasa automáticamente a manos de la entidad o de los herederos pero no es así.

La pérdida de un ser querido es una experiencia dolorosa para todos y, como acabamos de mencionar, en ella surgen una serie de trámites que no podemos pasar por alto.

Aunque existe un protocolo específico y riguroso para poder acceder a los fondos y gestionar la cuenta de manera adecuada, a veces, se lleva a cabo una mala gestión, lo que acarrea serias complicaciones tanto legales como financieras (acceso restringido a los fondos y comisiones).

A lo largo de este artículo, te vamos a contar cómo cambiar la titularidad de la cuenta por fallecimiento de uno de los 2 titulares.

¿Cómo comunicar el fallecimiento de uno de los titulares de la cuenta bancaria?

Hemos recopilado los aspectos clave implicados, teniendo en cuenta que te encuentras ante una situación tan delicada como la del fallecimiento de un ser querido y que es complicado tomar decisiones adecuadas en lo referente a la gestión de una cuenta bancaria de 2 titulares en la que uno fallece

Comunicar el fallecimiento a la entidad bancaria

Empecemos por el principio de todo. Cuando fallece uno de los titulares de la cuenta bancaria, el primer paso necesario es notificarlo a la entidad financiera presentando el certificado de defunción.

Si las personas herederas están legalmente reconocidas, también deben proporcionar el certificado del registro de Actos de Última Voluntad, el testamento o la declaración en caso de no haberlo, y un documento que confirme la condición de heredero.

No obstante, no olvides que, en caso de tener un cotitular, este solo puede disponer del 50 % de los fondos de la cuenta, ya que el resto pertenece a los herederos legalmente reconocidos o, en su defecto, a los familiares directos de primer grado por consanguinidad (padres, hijos) y por afinidad (cónyuge, suegros, hijos del cónyuge o cónyuge de tus padres).

En caso de no existir familiares directos de primer grado se avanzaría en la escala de grado de parentesco.

En este punto, la entidad inmovilizará los fondos asociados a la persona fallecida tras recibir la notificación y los mantendrá bloqueados hasta la resolución de la herencia. Durante este periodo, el cotitular no puede realizar transacciones sobre el saldo total de la cuenta.

Es responsabilidad del banco informar al titular o a los herederos de la situación financiera del fallecido. En caso de falta de cooperación, los interesados pueden recurrir a la Agencia Tributaria para obtener toda la información relacionada con los rendimientos financieros del difunto en ejercicios anteriores.

Acreditar la condición de heredero

Después de notificar el fallecimiento al banco, se deben presentar los certificados de defunción y del registro de Actos de Última Voluntad, junto con una copia autorizada del último testamento o, en su ausencia, la declaración de herederos.

Tenlos a mano en todo momento, porque para la disposición de fondos, se requiere presentar documentación que justifique la aceptación, partición y adjudicación de la herencia.

Gestionar el saldo

Una vez aceptada y repartida la herencia, la cuenta pasa a ser propiedad de los herederos, y la gestión de la cuenta dependerá directamente del tipo de esta.

Cuando el fallecido es el único titular, se necesita la autorización de todos los herederos para cualquier acción (transferencias, retirada de dinero). Sin embargo, si las cuentas son conjuntas como en el caso que nos ocupa, los titulares restantes no pueden disponer de los fondos sin el consentimiento expreso de todos los herederos.

Por último, en el caso de ser una cuenta solidaria, cualquiera de los dos titulares puede realizar operaciones sin necesidad de autorización de los herederos.

Contar con un seguro de decesos que incluya asistencia para acceder a diversos servicios, como consultas jurídicas familiares o trámites documentales tras el fallecimiento es de gran ayuda en situaciones de fallecimiento de uno de los titulares de una cuenta bancaria.

No olvidemos que este tipo de seguro puede ser de gran ayuda para el círculo más cercano y asegurar que, en momentos difíciles, se cuente con el asesoramiento necesario, siempre según lo contratado en la póliza a tal efecto.[1] 

Liquidar el impuesto de sucesiones y donaciones

Cuando hayas notificado el fallecimiento a la entidad y se haya completado la resolución hereditaria, llega el momento de liquidar el Impuesto de Sucesiones y Donaciones para acceder al resto de los fondos de la cuenta.

Eso sí, existen casos excepcionales en los que puedes obtener acceso a una parte de los fondos antes de adjudicar la herencia, siempre y cuando cuentes con la autorización de todos los herederos.

Ten en cuenta que los procedimientos de las entidades bancarias son rigurosos para evitar conflictos y perjuicios a las partes involucradas. Sin embargo, en algunas situaciones, se puede solicitar la liberación de fondos con el consentimiento unánime de los herederos.

En caso de tener preguntas sobre el alcance de los seguros de deceso que puedes contratar, no dudes en contactar con nuestros agentes para que te informen de todas las opciones que desde Reale Seguros ponemos a tu alcance.