Juntos día a día UN BLOG DE REALE SEGUROS

¿Qué moto clásica comprar?

16 Feb 21

Si te encuentras en la tesitura de no saber qué moto clásica comprar en este artículo te lo vamos a poner fácil, muy fácil.

Antes de nada, lo primero a aclarar es que no es “condición sine qua non” ser un coleccionista de motos para ser un apasionado de los modelos clásicos, aunque la realidad muestra que ambas figuras están muy estrechamente relacionadas y si no nos crees pásate por cualquier salón de vehículos clásicos y podrás comprobarlo de primera mano.

Lo clásico está más de moda que nunca inspirado por un espíritu melancólico general que nos invade y no solo cuando hablamos de vehículos de dos ruedas.

Pero no nos desviemos del tema, es más, vamos a centrarnos de lleno en él y para eso tenemos que hacer una parada obligatoria en el siguiente apartado.

¿Qué es una moto clásica y qué no lo es?

Una moto clásica es aquella que se fabricó hace más de 25 años, su aspecto es el tradicional, esto es, conserva la estética simple que le definió en sus orígenes y mantiene al menos un 85% de sus piezas originales. A lo anterior se le añade que se considera como un vehículo de colección.

El concepto de moto clásica se confunde en muchas ocasiones con otros como moto histórica, antigua, vintage o retro.

Si la edad de la moto es de 25 años o más entonces es antigua, si emula a una clásica y retro entonces es vintage y para que sea histórica ha de estar incluida en el Inventario General de Bienes Muebles del Patrimonio Histórico Español tras pasar una serie de pruebas que la validen como bien de interés cultural.

Aspectos clave a la hora de decidir qué moto clásica comprar

Una vez que ha quedado clara la diferencia entre estos conceptos, es hora de que te guiemos en los distintos aspectos clave en los que debes fijar tu atención para decidir qué moto clásica comprar.

Te decimos esto porque al comprar este tipo de vehículos, ya sean motos clásicas de carreras, motos clásicas de cross o incluso motos clásicas “modernas”, en todos los supuestos se cumple que son una especie de reliquias cuyo estado ha de ser comprobado no solo por los años de antigüedad que tienen, sino porque lo lógico es pensar que han pasado por varios propietarios.

Lo anterior es argumento suficiente para que tu compra esté marcada por la necesidad de una comprobación exhaustiva y por la desconfianza que, en este caso, es mucho mayor que cuando te planteas comprar un moto de segunda mano “normal”.

Los elementos a revisar y las pautas a seguir en una moto clásica son:

●    El motor

Para poder comprobar el funcionamiento del motor deberás probar la moto clásica que deseas comprar. Simplemente con el sonido al ralentí de esta pieza esencial puedes hacerte una primera idea de si las cosas van bien o si ya detectas problemas.

Contrasta con la documentación del vehículo que el número del motor sea el original, echa un vistazo al número de kilómetros y al tipo de revisiones que se han realizado y si han afectado a esta pieza.

Consulta el libro de mantenimiento del vehículo y pide las facturas correspondientes a las últimas reparaciones.

Un pequeño truco consiste en pegar un destornillador a distintas partes del motor y escuchar a través de él con el motor encendido. Si el sonido de vuelta es casi nulo o no escuchas nada es que no hay problema.

Si por el contrario, se oye un ruido fuerte o un golpeteo será mejor que solicites una revisión más en profundidad de un profesional.

●    El tubo de escape

El punto de control principal que debes establecer pasa por comprobar que el tubo de escape no tenga óxido y que el cromado se mantiene en buenas condiciones reluciendo como si saliera de fábrica en ese mismo momento.

●    El chasis y el bastidor

No es necesario que seas un profesional experto en mecánica para tener claro que si a simple vista ya se ven abolladuras, grietas o roturas en algún elemento del bastidor o en el chasis es porque ha sufrido golpes o caídas.

En este caso, puede ser recomendable que pidas ayuda profesional para ver el calado de estos desperfectos que pueden afectar no solo al precio de compra de la moto clásica, sino también a su funcionamiento y a la seguridad que te proporcione en carretera.

●    Los neumáticos

En cualquier tipo de moto, el estado de los neumáticos es fundamental al ser el elemento que proporciona el agarre del vehículo a la carretera y por tanto seguridad.

Unos neumáticos en mal estado (desgastados, agrietados o cristalizados) son un foco de riesgo para sufrir un accidente y el mayor enemigo de la seguridad del conductor.

La sigla DOT en el flanco del neumático te dice cuál es la fecha de fabricación. Se trata de 4 dígitos, los dos primeros marcan la semana y los dos últimos el año de fabricación.

En cuanto a las llantas de la moto clásica has de comprobar que no haya radios rotos.

●    Los frenos

Para hacer una comprobación de los frenos de una moto clásica lo mejor es que te apoyes en un profesional que haga la revisión y te informe del estado del tambor y las zapatas.

●    La suspensión

Nuevamente, para poder comprobar el estado de las suspensiones deberás conducir la moto.

●    Las luces

En carretera, tan importante es ver como ser visto y esta regla también es de aplicación a la hora de comprar una moto clásica.

Antes de firmar nada, comprueba que los elementos visuales del vehículo funcionan correctamente.

●    Otros elementos

Tanto si se trata de una moto clásica como si es una moto de segunda mano al uso, debes comprobar el estado de elementos fundamentales como el asiento, el manillar, las manetas, los pedales, los espejos retrovisores, la carrocería, etcétera.

Además de las comprobaciones que te hemos compartido en este artículo para no tener dudas al decidir qué moto clásica comprar, también es importante que recuerdes que para circular de forma legal has de contar con un seguro.

En Reale Seguros te ofrecemos distintos seguros de moto en función de las necesidades que tengas. No dudes en consultarnos.