Qué tener en cuenta al comprar una vivienda

Inicio > Hogar > Qué tener en cuenta al comprar una vivienda

Qué tener en cuenta al comprar una vivienda

Comprar una casa seguramente es la decisión más meditada que tomes en tu vida. Dar el salto a ser propietario de tu propia vivienda no es algo que vayas a realizar todos los días o con regular frecuencia, por lo que tener constancia de todos los factores que influyen y afectan a una decisión tan importante es algo que queremos que conozcas.

 

Para que no se te escape nada y menos algo que puede afectar seriamente a tu futuro, hemos querido preparar un artículo con los principales aspectos a considerar al comprar una casa.

Empezamos fuerte dando respuestas a algunas preguntas clave.

¿Cuándo comprar una casa?

Es más que posible que esta sea la primera de muchas preguntas que te hagas al enfrentarte a la compra de una vivienda tanto si es la primera vez como si ya has pasado por el proceso anteriormente.

 

Esta cuestión aplica tanto si hablamos de comprar una casa de nueva construcción como si se trata de la adquisición de una vivienda de segunda mano.

 

Los factores de influencia fundamentales en tu decisión de cuándo comprar una casa son tres:

  1. La situación del mercado mobiliario.
  2. Tu situación personal y laboral.
  3. Las previsiones del mercado bancario en cuanto a préstamos e hipotecas.

Así, según cual sea la situación en que se encuentre el mercado mobiliario puede que lo más recomendable sea esperar a que se estabilice en cuanto a precios, o por el contrario, puede que se encuentre en el instante más beneficioso porque la tendencia de precios del momento sea la opción más barata en mucho tiempo.

 

Nuestro consejo es que analices la situación del mercado para saber si actuar o esperar.

 

El segundo aspecto de peso a la hora de valorar cuándo comprar una casa es tu propia situación personal y laboral.

 

¿Cuentas con un trabajo mínimamente estable?

¿Tienes el dinero suficiente para hacer frente al pago o necesitarás solicitar un préstamo bancario?

¿Te interesa la compra por tema de deducciones fiscales?

¿Necesitas comprar tu casa porque en la que vives se ha quedado pequeña?

Estos son solo algunos de los interrogantes que determinarán tu respuesta y en los que tu situación laboral y personal tiene mucho que decir.

 

Por último, la situación del mercado bancario también tiene algo que decir en tu decisión de cuándo comprar una vivienda.

 

Hay pocos factores que tengan tanto peso a la hora de tirar por la borda un plan de adquisición de vivienda como el hecho de que los intereses de los préstamos hipotecarios estén en momento alcista.

 

Y por el contrario, si la evolución del euribor y sus previsiones son a la baja o si los precios de las hipotecas se sitúan en mínimos históricos, entonces financiar la compra de una casa no será algo que te quite el sueño y que deberás aprovechar.

¿En qué fijarse al comprar una casa?

Dado que como ya te venimos diciendo son muchas las cosas que mirar antes de comprar una casa, vamos a hacerte una lista con los puntos clave a los que prestar atención:

¿Qué tipo de vivienda te conviene más? 

  • De nueva construcción. De segunda mano. De protección oficial.
  • De nueva construcción.
  • De segunda mano.
  • De protección oficial.

¿A través de quién vas a adquirir la vivienda?

  • A través de un particular. A través de una agencia inmobiliaria. Directamente de la promotora.
  • A través de un particular.
  • A través de una agencia inmobiliaria.
  • Directamente de la promotora.

¿Es negociable el precio y cuánto?

Solo tienes dos opciones: que se pueda negociar una rebaja o que el vendedor no contemple esta posibilidad.

 

El encargado de dar respuesta a esta pregunta será el agente a través del que negocies la compra, tal y como hemos visto en el punto 2.

 

Previamente puedes ir con los deberes hechos y haber solicitado una tasación o realizar un estudio y una comparativa de precios de inmuebles similares en la zona.

¿Tiene cargas la vivienda?

Nuevamente, te enfrentas a dos únicas opciones.

 

Que sí tenga cargas con lo cual la compra de la casa se complica, que esté libre de cargas tal y como se acredita en la nota simple del Registro de la Propiedad.

 

Otro aspecto importante a tener en cuenta en viviendas que no son de nueva construcción es si están sujetas a derramas ya acordadas o si hay derramas previstas en breve.

¿Cuántos años tiene el edificio?

Conocer la antigüedad de la vivienda a comprar, te situará ante varios escenarios. A saber:

  • Cuanto más años tenga el edificio mayor es el riesgo de reformas al que se puede ver sometido. Los edificios de más de 50 años tienen que haber pasado la ITE. Tenlo en cuenta al comprar tu casa por si tienes que solicitar este informe.
  • Cuanto más años tenga el edificio mayor es el riesgo de reformas al que se puede ver sometido.
  • Los edificios de más de 50 años tienen que haber pasado la ITE. Tenlo en cuenta al comprar tu casa por si tienes que solicitar este informe.

¿Qué gastos fijos tiene comprar una vivienda?

Además del importe de la vivienda y otros gastos que pueden ir surgiendo, existen una serie de gastos fijos a los que tendrás que hacer frente en el momento en que decidas comprar una casa y que son:

  • El contrato de arras: se da en concepto de reserva y supone entre el 5% y el 10% del precio total de la vivienda. Gastos de notaría: Estos dependen de la localidad en que se formalice la compra de la casa, de la notaría que contrates y del precio final de la vivienda. Impuestos vinculados a la compraventa: Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP) para viviendas de segunda mano, Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) y el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (IAJD) para viviendas de nueva construcción. Registro de la Propiedad: para inscribir las escrituras firmadas ante Notario. Gastos de gestoría: se consideran adicionales. Gastos de tasación: solo en casos en que solicites hipoteca. Comisiones bancarias: en caso de formalizar préstamos hipotecarios o personales.
  • El contrato de arras: se da en concepto de reserva y supone entre el 5% y el 10% del precio total de la vivienda.
  • Gastos de notaría: Estos dependen de la localidad en que se formalice la compra de la casa, de la notaría que contrates y del precio final de la vivienda.
  • Impuestos vinculados a la compraventa: Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP) para viviendas de segunda mano, Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) y el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (IAJD) para viviendas de nueva construcción.
  • Registro de la Propiedad: para inscribir las escrituras firmadas ante Notario.
  • Gastos de gestoría: se consideran adicionales.
  • Gastos de tasación: solo en casos en que solicites hipoteca.
  • Comisiones bancarias: en caso de formalizar préstamos hipotecarios o personales.

Para que la previsión de gastos se ajuste en la medida de lo posible a la realidad, también tendrás que tener en cuenta los gastos futuros de la vivienda.

 

En este epígrafe de gastos futuros deberás tener en cuenta aspectos tales como: el coste de los suministros, el IBI, la cuota de comunidad de vecinos, los gastos fijos de gas, aire acondicionado, agua o electricidad, el seguro de hogar.

Para ayudarte con este último puedes consultarnos, en Reale tenemos propuestas que se adaptan a las necesidades de nuestros clientes.