Juntos día a día UN BLOG DE REALE SEGUROS

Seguro de vida hipotecario: definición y obligatoriedad

24 Mar 22

Saber cómo y cuándo tienes que contratar un seguro de vida hipotecario es importante para poder llevar a cabo la negociación con tu banco en las mejores condiciones posibles para tus intereses o incluso para elegir contratarlo atendiendo a otras opciones externas.

En línea con lo anterior, la opción del seguro de vida vinculado a la hipoteca es práctica habitual de algunos bancos con sus clientes como argumento para ofrecer una reducción del tipo de interés que pagarás al comprar tu vivienda.

Ante el abanico de opciones de contratación de tu seguro de vida hipotecario, ¿Cómo puedes saber con quién te interesa formalizarlo? ¿Es mejor que lo contrates directamente con el banco o con la entidad aseguradora?

A lo largo de este artículo vamos a darte las respuestas pero empecemos definiendo el concepto en sí.

¿Qué es un seguro de vida hipotecario?

El seguro de vida hipotecario o seguro de vida vinculado a una hipoteca es uno de los requisitos que exigen muchos bancos para financiar la compra de una vivienda con un préstamo.

En esta misma tesitura encontramos también a otro de los ramos importantes como es el de los seguros de hogar, y que con frecuencia son requeridos por parte de las entidades financieras como garantía de una hipoteca.

De hecho, y si tenemos en cuenta los datos del Consejo General de Mediadores de Seguros, al contratar un préstamo hipotecario el 72% de los seguros vinculados son de vida seguido por un 59% que corresponde a seguros de hogar y un 20% de seguros de coche. Este último caso es quizás y especialmente el más sorprendente, dada la poca o nula relación entre el bien hipotecado y el asegurado.

Para arrojar un poco de luz sobre el tema te invitamos a saber qué dice la ley sobre contratar un seguro de vida hipotecario.

¿Es obligatorio contratar un seguro de vida hipotecario con el banco?

La respuesta es no. No tienes obligación de contratar un seguro de vida hipotecario con el banco y así se avala en la Ley 5/2019, de 15 de marzo, reguladora de los contratos de crédito inmobiliario.

¿Qué es lo que dice esta ley al respecto de la comercialización de préstamos por la compra de inmuebles?

En su Artículo 14, relativo a las normas de transparencia en la comercialización de préstamos inmobiliarios, se establece que cuando el prestamista, el intermediario del crédito o su representante te exijan suscribir una póliza de seguro como garantía del cumplimiento de las obligaciones del préstamo a contratar –por ejemplo un seguro de vida hipotecario–, deberán entregarte por escrito las condiciones de las garantías de dicho seguro.

Por otro lado, en el Artículo 17 de la misma ley y en relación a la práctica de ventas vinculadas y combinadas, se establece que la suscripción de pólizas de seguro en garantía del cumplimiento de las obligaciones de un préstamo hipotecario se podrá realizar con quien el prestatario considere y no será de obligado cumplimiento hacerlo con la entidad bancaria, debiendo ésta aceptar pólizas alternativas de otros proveedores del servicio que ofrezcan condiciones y prestaciones equivalentes.

Asimismo, el prestamista –esto es, la entidad bancaria– no podrá cobrar comisión u otro tipo de gastos por analizar las pólizas alternativas presentadas por ti como prestatario.

Es importante en este punto dejar claro que al firmar una hipoteca el único seguro obligatorio es el de incendio, eventos naturales y daños del bien hipotecario. Algo lógico al cubrir los posibles daños en la propiedad en caso de incendio con un importe igual al coste de reconstrucción de la vivienda.

En todo momento como cliente debes poder elegir libremente la entidad aseguradora con la que quieras contratar tu seguro de vida hipotecario.

¿Por qué es importante contratar un seguro de vida hipotecario?

La importancia de contratar un seguro de vida vinculado a la hipoteca radica en que es la forma de asegurar tu bienestar o el de tus herederos –ya sean familia o beneficiarios no consanguíneos– en caso de fallecimiento o que sufras un siniestro con resultado de invalidez o incapacidad permanente para generar ingresos y asumir la liquidación de la deuda contraída.

Dicho brevemente, es la mejor opción para que tus deudas por préstamos hipotecarios no pasen a ser una carga para tus herederos.

En caso de que fallezcas, la entidad aseguradora pagará el capital pendiente de amortizar haciendo que el crédito quede cancelado.

En caso de que sufras un accidente que te provoque incapacidad permanente y no puedas trabajar, la compañía de seguros cancelará igualmente el préstamo hipotecario. La incapacidad temporal no se recoge en el seguro de vida vinculado a una hipoteca.

¿Por qué contratar un seguro de vida vinculado a una hipoteca con una aseguradora?

Al contratar un seguro de vida hipotecario debes tener en cuenta que el principal negocio de una aseguradora es precisamente la oferta de distintos ramos de seguros, por lo que es lógico pensar que los precios que te pueden ofrecer son más competitivos.

Contra esta ventaja de las aseguradoras, las entidades bancarias ponen sobre la mesa sus ofertas de rebaja de interés en el préstamo que solicites, aunque por lo general no suelen ser equiparables al ahorro de contratarlo directamente con una compañía de seguros.

Has de tener en cuenta que a la hora de hacer números para analizar los costes de la contratación de este tipo de seguro de vida hay dos factores clave:

  1. El sistema de amortización de las hipotecas.

  2. La edad del titular de la hipoteca.

Entramos a detallar brevemente la importancia de cada uno de ellos porque son determinantes.

Sistema de amortización de las hipotecas

Por lo general, en España se utiliza el sistema francés para calcular el sistema de amortización de las hipotecas.

En este sistema el porcentaje de los intereses se aplica sobre el capital que tengas pendiente de pagar al banco.

Así, los primeros años la cuota que pagas por el préstamo es básicamente por los intereses siendo la parte de amortización de capital menor. Por el contrario, los últimos años, abonas más capital y menos intereses.

Que la entidad financiera te aplique una rebaja de los intereses podría parecer una desventaja competitiva en los primeros años de vida del préstamo pero ten en cuenta que a medida que avance el tiempo esta “ventaja” se irá diluyendo y la vida útil de un préstamo se cifra en muchos años.

 Edad del titular de la hipoteca

La edad del titular de la hipoteca va más allá de que tienes que ser mayor de 18 años para poder solicitarlo. En realidad el foco lo debes poner en que cuando eres joven, la prima natural de tu seguro es menor, dado que el riesgo que tienes asociado de fallecimiento es –en teoría– menor.

Así, los primeros años de contratación, tu seguro de vida será por un importe menor, lo cual debería influir también en tu decisión final.

La experiencia de Reale Seguros como entidad aseguradora en España está contrastada, entre otras cosas porque ponemos a disposición de nuestros clientes una serie de productos enfocados en dar cobertura y soluciones a sus posibles necesidades. Para ello contamos con una red de agentes especializados que se encargan de diseñar las mejores ofertas y con los que puedes contactar. ¡Te esperamos!