Juntos día a día UN BLOG DE REALE SEGUROS

¿Necesito un seguro para mi segunda vivienda?

24 Ago 17

Durante el verano se produce la huida a destinos de costa, de montaña o al pueblo. Es posible que muchos de vosotros dispongáis de una segunda vivienda, o vivienda vacacional. ¿Te has preguntado alguna vez si debes contratar un seguro para esa segunda vivienda?

¿Qué es la segunda vivienda o vivienda vacacional?

Se considera segunda vivienda aquella en la que el asegurado no reside habitualmente, y sólo la utiliza en fines de semana, vacaciones o periodos análogos, un supuesto muy común en casos como el piso en la playa o la casa del pueblo. Muchas familias españolas pasan en ellas varios fines de semana al año y parte del verano, pero el resto del año está deshabitada.

Aunque no existe obligatoriedad en términos de seguros, sí hay una serie de coberturas básicas que conviene tener en cuenta, para tener el invierno en paz y poder disfrutar tranquilos de nuestro lugar de vacaciones.

¿Qué INCLUYE un seguro para vivienda vacacional?

Robos, vandalismo, meteorología, incendios, daños estéticos… Son muchas las amenazas a las que se expone una vivienda que permanece cerrada durante la mayor parte del año.

Por ello, si tienes una segunda vivienda, deberías plantearte la conveniencia o no de contratar un seguro con unas mínimas coberturas. A continuación te explicaremos posibles situaciones que quedarían solventadas con la casa asegurada.

Coberturas que debe tener un seguro de segunda vivienda

Como en cualquier otro contrato de seguro, conviene analizar qué coberturas incluye y ver si se adaptan a nuestra situación o no. En este sentido es fundamental tener claros todos los riesgos y ver si vienen especificadas en la póliza. Por eso el seguro de hogar de Reale incluye un gran abanico de coberturas en su paquete básico:

  1. Daños de tipo meteorológico, como los causados por lluvias, nevadas, pedriscos, tormentas eléctricas, o de sus efectos colaterales, tales como incendios, explosiones, inundaciones o lodos. Todos recordamos las imágenes de los temporales invernales en el Mediterráneo, con paseos destrozados y viviendas dañadas. Si algo así ocurre, deja que el seguro se ocupe de reparar los daños en tu casa.

  2. Daños por sucesos, como impactos, humos, daños eléctricos o roturas de tuberías y cristales de la vivienda. Porque la mala suerte existe y con tu casa al pie de una carretera, no estás libre de que un vehículo arruine tu jardín …

  3. Daños de tipo vandálico, como la rotura de cristales o desperfectos en cuestiones más estéticas sobre elementos exteriores tu vivienda que sean hechas de forma malintencionada.

  4. Robo. Cualquier vivienda vacía en invierno es una atracción para los ladrones. Y además el daño a puertas, paredes y ventanas ocasionado por este suceso. El seguro de hogar para segunda residencia, también puede intervenir en estos casos.

  5. Responsabilidad civil. Se trata de que tanto el cliente como su familia tengan cubierta su responsabilidad civil. Imagina que una maceta se precipita desde una ventana y golpea al vecino que estaba en el jardín.

  6. Cuestiones jurídicas, como fianzas judiciales, reclamaciones o gastos para la propia defensa legal del cliente, en relación con hechos relacionados con las coberturas de la garantía de responsabilidad civil.

  7. Asistencia en el hogar 24 horas al día y los 365 días del año. Para cualquier imprevisto, incidencia o problema que pueda suceder en la vivienda. Porque la caldera de agua caliente no escoge solo los días laborables para romperse… y aunque sea verano, las duchas de agua fría no siempre sientan bien.

Coberturas adicionales

Hay veces que la diferencia está en el valor añadido, y por eso en Reale Seguros te ofrecemos siempre ampliar tu póliza con coberturas adicionales. Y es que proteger bienes tan preciados hoy en día como los ordenadores, el jardín o la comida refrigerada pueden salvarnos de tener que asumir gastos adicionales ante una incidencia.

Ese congelador en el que guardas comida durante meses y que, por un imprevisible corte de electricidad, pierde el frío durante horas obligándote a tirarlo todo… O los árboles del jardín, que tras una tormenta quedan destrozados provocando una situación de riesgo público. Son potenciales riesgos fuera de nuestro control por el carácter secundario de la vivienda de vacaciones, que pueden agravarse al no estar nosotros presentes en el momento en que suceden.

Como el resto de seguros, existe una serie de garantías adicionales que conviene añadir en función de nuestro caso particular.

Ahora ponte en situación y reflexiona sobre la casa del pueblo que no ves durante meses, o sobre ese apartamento en primera línea de costa que apenas abres durante el año.

Las vacaciones son una época para tomar precauciones y no bajar la guardia. En el blog de Reale te hemos contado qué medidas tomar para evitar que te roben el coche o, si eres empresario, cómo asegurar tu negocio.

Reale Seguros te ofrece el seguro más completo para tu segunda vivienda, que te protege ante cualquier imprevisto y con un compromiso de inicio de la reparación inferior a las 72 horas.

Puedes solicitar asesoramiento y presupuesto en tu agencia Reale más cercana.