Conducir de noche: consejos para mejorar la seguridad nocturna al volante

Inicio > Coche > Conducir de noche: consejos para mejorar la seguridad nocturna al volante

Conducir de noche: consejos para mejorar la seguridad nocturna al volante

Conducir de noche incrementa el riesgo de sufrir un accidente, por lo que es preciso extremar la precaución, conocer los riesgos a los que puedes enfrentarte y poner en marcha una conducción preventiva.

La ceguera nocturna, los deslumbramientos o la pérdida de agudeza mental son algunos de los peligros que entraña la conducción nocturna.

Asimismo, los riesgos ligados a una conducta temeraria o negligente del resto de conductores se incrementan, solicitando en mayor grado tu plena atención.

Por estas razones, en este artículo te vamos a proporcionar 15 consejos útiles para que puedas mejorar la seguridad nocturna al volante.

¿Qué peligros entraña conducir de noche?

Conducir de noche requiere de una actitud más alerta que durante el día, pues son múltiples los factores que pueden incrementar el riesgo de accidente.

Según datos de la Dirección General de Tráfico (DGT), los accidentes con víctimas durante el día son más cuantiosos, pero los siniestros nocturnos revisten mayor gravedad.

¿Cuántas veces has repetido: me molestan las luces al conducir de noche? Esta afirmación es muy común, ya que por la noche la fatiga, el sueño y la monotonía son ingredientes habituales que reducen tu agudeza visual.

En la siguiente tabla hemos recopilado los riesgos más habituales que incrementan la probabilidad de sufrir un accidente:

Riesgos ligados a ti
Reducción de agudeza visual y falta de visibilidad que incrementa el cansancio y reduce el campo de visión
Somnolencia o monotonía del trayecto que afectan a tu atención
Enfermedades que reducen la visión nocturna como la nictalopía, diabetes, cataratas, etc

Riesgos ligados a agentes externos o a otros conductores

Conducción temeraria de personas bajo los efectos del alcohol, las drogas o el cansancio
Cruce imprevisto de animales salvajes u obstáculos en la ruta
Conducción negligente como distraerse con algún dispositivo para evitar dormirse, por ejemplo

15 consejos para conducir de noche y mejorar la seguridad al volante

Con la intención de ayudarte a mejorar la seguridad al volante por la noche, hemos recopilado una serie de consejos de expertos en seguridad vial que puedes descubrir en los siguientes apartados.

Comprueba el estado de tu vehículo

Aunque realices un mantenimiento óptimo de tu coche, es importante que antes de conducir de noche compruebes el estado de las ruedas, y verifiques que no tienes mensajes de alerta en el cuadro de instrumentos.

Limpia los cristales

Dado que por la noche la agudeza visual puede llegar a reducirse hasta en un 70 %, tal y como afirma la DGT, resulta esencial que mantengas tus cristales limpios antes de circular.

Regula los faros y los retrovisores

Regula los faros de manera adecuada para evitar deslumbrar al resto de conductores, así como para asegurarte una buena visibilidad.

En el mismo orden de cosas, ajusta los retrovisores interiores y exteriores de tu vehículo para eliminar los ángulos muertos.

Evita conducir si estás cansado

Realiza las paradas oportunas para estirar las piernas, haz estiramientos y camina un poco para activar la circulación y aclarar la mente.

Si sientes sueño, busca un lugar seguro y descansa un poco o reserva una habitación y reemprende tu camino por la mañana.

No consumas sustancias que pueden alterar tu conducción

La tasa segura de alcohol al volante es de 0,0, de modo que no consumas bebidas alcohólicas ni sustancias tóxicas que pueden alterar tu percepción y reducir tus reflejos.

Si estás siguiendo un tratamiento médico, verifica que no provoque somnolencia.

Extrema las precauciones con una conducción preventiva

La conducción preventiva engloba una serie de buenos hábitos al volante que buscan anticiparse a los imprevistos, reduciendo el riesgo de accidente o minimizando sus consecuencias.

Esto te permite adoptar una actitud alerta en momentos y lugares que pueden entrañar mayores riesgos como maniobras de adelantamiento o intersecciones.

Pásate a la conducción defensiva

La conducción defensiva reduce la probabilidad de sufrir un accidente de noche, además de proporcionarte un modo de conducción más amable y cómodo.

Sus pilares son la observación, la anticipación y la separación de seguridad necesaria.

Respeta las normas de tráfico

Gran parte de los accidentes se encuentran ligados a la falta de respeto de los límites de velocidad o de las prioridades en cruces.

Una velocidad excesiva por la noche, mucho más que durante el día, limita tu apreciación de las distancias. 

Asegura la correcta ventilación del vehículo

Abrir las ventanas y ventilar el vehículo te puede ayudar a despejarte, así como no abusar de la calefacción porque puede adormecerte y aumentar el riesgo de accidente.

Opta por gafas de visión nocturna

Si utilizas gafas, hazte con unas de visión nocturna que van a ayudarte a reducir la fatiga visual y a limitar los deslumbramientos.

Toma una cena frugal

Si cenas copiosamente, dado que la digestión va a tener que ser más intensa, vas a padecer más somnolencia. Para evitarlo, toma una cena ligera.

Reduce la intensidad de la iluminación interior

Es importante que la luz interior, del cuadro de instrumentos y resto de elementos lumínicos de tu vehículo, sea lo más tenue posible.

Esto va a evitar que se produzca una diferencia importante entre el interior y el exterior que reduce tu visibilidad y puede acentuar los deslumbramientos de otros coches.

Sírvete de las luces cortas y largas cuando corresponda

Recuerda mantener las luces cortas activadas en la salida y puesta del sol para aumentar tu visibilidad.

A lo largo del trayecto, sírvete de las luces largas cuando necesites ampliar tu campo de visión siempre que no tengas un vehículo delante o en los laterales porque puedes deslumbrarlos.

Prepara el itinerario con antelación

Si vas a realizar un trayecto largo o desconocido, resulta fundamental que prepares el itinerario con antelación para evitar situaciones de estrés que afectan negativamente a tu conducción.

Cuenta con un seguro de coche con buenas coberturas

Contar con un seguro para tu vehículo con buenas coberturas en caso de avería o accidente reduce las situaciones de estrés que pueden ponerte en peligro a ti y al resto de conductores.

En Reale Seguros ofrecemos a nuestros clientes seguros de coche que se adaptan a todo tipo de conductor y que puedes amoldar de acuerdo con las características de tu vehículo con modalidades de terceros, terceros ampliado y todo riesgo con y sin franquicia.

Puedes obtener un presupuesto personalizado sirviéndote de nuestra calculadora de seguros de coches. Si necesitas ampliar la información, por favor, no dudes en contactar con nuestros agentes.