Grietas en las paredes: tipos y cómo repararlas

Inicio > Comunidades > Grietas en las paredes: tipos y cómo repararlas

Grietas en las paredes: tipos y cómo repararlas

Las grietas en las paredes pueden presentarse bajo diferentes aspectos y magnitud, en vertical horizontal o diagonal, tanto en el interior como en el exterior de una vivienda. Pueden llegar a ser peligrosas cuando se trata de grietas estructurales, por lo que resulta necesario detectarlas y tratarlas cuanto antes.

Para ayudarte, en este artículo vamos a hablarte de los diferentes tipos de grietas en las paredes que pueden aparecer. 

Además vamos a abordar cómo puedes repararlas para que no se conviertan en un problema estructural que ponga en peligro tu vivienda y tu seguridad.

¿Qué es una grieta en la pared?

Una grieta en la pared es una abertura de mayor o menor tamaño y profundidad que puede aparecer en todo tipo de construcción pudiendo ser estética o estructural. En este último caso, puede afectar a vigas, tabiques, pilares o forjados, entre otros.

Por sus posibles implicaciones y el peligro que pueden entrañar, es de suma importancia su detección de forma temprana, algo que, por otro lado, te permite ahorrar dinero al evitar consecuencias mayores en la estructura.

Diferencia entre grieta y fisura

Saber distinguir entre grieta y fisura forma parte del proceso de análisis a llevar a cabo. 

En línea con lo anterior, algunas grietas, al igual que las fisuras, pueden detectarse a simple vista aunque para actuar con mayor eficacia es aconsejable que recurras a un arquitecto, ingeniero industrial o técnico especialista para que puedan ubicar las grietas de mayor riesgo con la ayuda de un fisurómetro.

Aunque puedan parecer lo mismo para los no entendidos, una grieta y una fisura son diferentes en su profundidad, dimensión y consecuencias:

  • Grieta. Afecta a todos los materiales de construcción, siendo profunda y de dimensiones superiores a una fisura.
  • Fisura. Se trata de un desperfecto superficial que afecta esencialmente a la estética. Suele ser habitual en el enlucido de yeso o en el alicatado de azulejos, por ejemplo.

Causas de las grietas en la pared

Las causas de las grietas en la pared son diversas y en muchas ocasiones resultan de una combinación de diferentes factores ligados a la fundación de la propiedad y a la capacidad portante del suelo.

Considerando esta información, las causas de las grietas en la pared pueden encontrarse en los siguientes elementos:

  • Movimiento del terreno que puede expandirse o contraerse. La fortaleza del suelo se encuentra supeditada a su naturaleza –si se trata de gravas, arcillas, arenas, etc.–, a sus características –textura, densidad, etcétera– y a componentes medioambientales.
  • Errores en la cimentación de una construcción o cimentación pobre, mala repartición de cargas, erosión de materiales de mala calidad, o también puede deberse a problemas relacionados con una mala elección del suelo.
  • Deterioro en la estructura del edificio que puede ser originado por el óxido o por la acción de la carcoma, entre otras posibilidades.
  • Acción del agua que entra en la estructura por roturas, filtraciones o lluvias concentradas que van debilitando el terreno y los materiales de construcción.
  • Otros factores como raíces de árboles, consecuencias de construcciones adyacentes, cambios muy bruscos de temperatura, presencia de roedores u hormigueros, etc.

Tipos de grietas en las paredes

Existen diferentes tipos de grietas en las paredes. Las que no afectan a la estructura han de taparse y observarse, y las estructurales han de ser analizadas por un experto, encontrar la causa y actuar en consecuencia.

Así las cosas, las grietas pueden ser verticales, horizontales o diagonales y, en todos los casos, es necesario monitorear su evolución para evitar consecuencias mayores.

Grietas verticales

Las grietas verticales pueden deberse a una contracción de la estructura del edificio o a su asentamiento, por lo que si son importantes, es decir, si superan los 3 milímetros, es indispensable que contactes a un experto para que las trate convenientemente.

Suelen aparecer cuando la carga que soporta un muro es superior a la que debería soportar.

Grietas horizontales

Las grietas horizontales pueden traducir un problema de cimentación, de exceso de humedad o un movimiento de asentamiento del edificio.

Pueden indicar, sobre todo si se encuentran en los muros de contención, que la pared comienza a fallar si son profundas y se encuentran activas.

Grietas en diagonal

Las grietas diagonales para algunos expertos son las más peligrosas, dado que pueden ser originadas por una mala construcción o por asentamientos del terreno.

Pueden tomar una apariencia zigzagueante o escalonada, y aparecer como efecto de un seísmo. Resulta imperativo que las estudie un profesional.

Roturas en los ángulos

Otro tipo de grieta es la rotura en un ángulo de la vivienda, que también puede aparecer en las esquinas de una fachada, debido a un asentamiento desnivelado.

En todos los casos es importante que entiendas que si las grietas no son tratadas a tiempo pueden acarrear graves daños a tu vivienda y afectar a tu patrimonio y seguridad.

Consejos para la identificación y sellado de grietas

El primer paso para tapar las grietas en las paredes es identificar el tipo de grieta, algo que va a ser determinante para elegir el método más adecuado para repararla.

Algunos de los elementos que debes considerar son los siguientes: 

  • Verifica si es una grieta activa o pasiva. No es lo mismo que siga expandiéndose o que se haya estancado.
  • Observa qué material se ve afectado: hormigón, ladrillos, etc.
  • Determina la causa que la origina.
  • Comprueba si hay una o varias grietas. No es lo mismo que aparezca una única grieta profunda que muchas superficiales, por poner un ejemplo.
  • Analiza si hay otros elementos afectados pudiendo provocar que las puertas se hundan o las ventanas se traben.

Por norma general, para reparar grietas en paredes se suele emplear un sellador en masilla acrílica elástica que permite rellenar el hueco originado y ayuda a sellar las aberturas, mientras absorbe las tensiones de los movimientos que puedan darse.

Sin embargo, cada tipo de grieta requiere una acción específica tras el análisis de un profesional especializado.

¿Cómo evitar las grietas en la pared?

Las grietas pueden surgir en tu vivienda con el paso del tiempo en un momento u otro y el único modo de evitarlas es contratar a expertos cuando compruebas que empiezan a aparecer para que puedan actuar rápidamente y evitar que el problema vaya a más.

Una manera óptima de proteger tu patrimonio es contratar un buen seguro de hogar que dé cobertura a elementos de tu continente, como son los muros o los cimientos.

En Reale Seguros queremos facilitarte las cosas y para ello ponemos a tu alcance la posibilidad de contar en 3 minutos con un presupuesto personalizado y sencillo utilizando nuestra calculadora de seguros de hogar.

Contáctanos, nuestros agentes estarán encantados de ampliarte la información.