Ley de bienestar animal: obligaciones y prohibiciones

Inicio > Otros seguros > Ley de bienestar animal: obligaciones y prohibiciones

Ley de bienestar animal: obligaciones y prohibiciones

La ley de bienestar animal surge con la intención de dotar de un marco legal la tenencia de animales de compañía o de especies silvestres en cautiverio.

Su finalidad es la de proteger el estado físico y mental de los animales, así como establecer las responsabilidades de sus titulares.

Si tienes animales de compañía o animales silvestres en cautiverio, este artículo te interesa porque vamos a detallar las obligaciones y prohibiciones de la ley de bienestar animal.

Ley de protección y bienestar animal: claves

Antes de abordar las obligaciones y prohibiciones de la ley de bienestar animal, vemos oportuno tratar 3 claves de esta ley que te van a ayudar a entender mejor su contenido.

¿Qué es el bienestar animal?

El bienestar animal ha sido definido por la Organización Mundial de Sanidad Animal (OMSA) como el estado físico y mental de un animal según las condiciones en las que vive y muere.

¿Qué contiene la ley de bienestar animal en España?

La Ley 7/2023, de 28 de marzo, de protección de los derechos y el bienestar de los animales tiene como objetivo principal regular el reconocimiento y protección de la dignidad de los animales por parte de la sociedad, regulando el comportamiento hacia ellos a través de obligaciones y prohibiciones.

La ley busca implementar mecanismos legales para proteger a los animales y prevenir el alto grado de abandono en España.

¿A qué tipo de animales se refiere esta ley?

La ley de bienestar animal afecta a todos los animales que conviven con seres humanos, así como a especies silvestres bajo el cuidado humano, exceptuando las siguientes:

  • Los que participan en espectáculos taurinos.
  • Los destinados a la producción.
  • Los empleados en fines científicos.
  • Los utilizados en actividades específicas reguladas, como los perros de guarda del ganado o los destinados a actividades profesionales, como los perros de rescate.

Todos ellos quedan supeditados a las regulaciones correspondientes a cada ámbito.

Obligaciones generales de la ley de bienestar animal

Según estipula la ley de protección y bienestar animal, la tenencia de animales debe llevar emparejado el compromiso de su cuidado, su identificación y su integración en el entorno.

En ese sentido, todas las personas han de tratar a los animales como seres sintientes, y los responsables del animal son igualmente responsables de los daños, molestias y perjuicios que puedan ocasionar a terceros.

Las obligaciones de los responsables son las siguientes:

  • Mantener a los animales en condiciones de vida dignas, garantizando su bienestar, derechos y desarrollo saludable, y respetando la legislación específica en cada caso.
  • Educar al animal sin métodos que supongan un maltrato o le causen ansiedad o miedo.
  • Vigilar convenientemente al animal y evitar su huida.
  • No dejarlo solo en vehículos cerrados o en cualquier otro lugar que lo exponga a condiciones de peligrosidad.
  • Ofrecer los cuidados sanitarios y reconocimientos veterinarios para garantizar su salud y con la periodicidad reglamentaria.
  • Tenerlo identificado y localizado en todo momento.
  • Informar de su pérdida, sustracción, muerte o cambio de titular a la autoridad competente.
  • Contratar los servicios de un veterinario acreditado en comportamiento animal si es necesario.
  • Facilitar la identificación del animal a las autoridades que lo requieran.

Sumado a estas obligaciones, es necesario cumplir con otras que puedan quedar establecidas en esta u otras normas.

Obligaciones específicas de la ley de bienestar animal para animales de compañía

Existen, más allá de las obligaciones generales que acabamos de compartir contigo, una serie de obligaciones específicas de la ley de bienestar animal con respecto a la tenencia de animales de compañía.

Toma nota:

  • Mantener integrados a los animales de compañía en el núcleo familiar, procurando su buena salud e higiene.
  • Preparar un alojamiento adaptado a sus necesidades para los animales que no puedan convivir en el núcleo familiar, procurando la compañía que necesiten a los animales gregarios, es decir, a las especies que viven en rebaños o manadas.
  • Garantizar las medidas suficientes para que no ocasionen molestias o daños a las personas, animales y cosas, ni se puedan convertir en una amenaza.
  • Aplicar las medidas necesarias para evitar que los animales se reproduzcan de manera incontrolada, sabiendo que la cría solo puede realizarse por personas acreditadas.
  • Retirar o limpiar con productos biodegradables los excrementos y orines que puedan depositar los animales en fachadas, puertas o entradas a establecimientos, además de en otros lugares comunes.
  • Realizar los seguimientos y tratamientos veterinarios obligatorios.
  • Proporcionar a los animales que viven permanentemente en jaulas, acuarios o terrarios espacios adecuados que garanticen su naturalización y enriquecimiento ambiental de acuerdo con la reglamentación aplicable.
  • Realizar y aprobar la formación en tenencia responsable según el tipo de animal de compañía del que se sea titular.
  • Colocar al animal un microchip para su localización.
  • Esterilizar quirúrgicamente a todos los gatos antes de los 6 meses, menos los que estén inscritos como reproductores.
  • Avisar de la retirada del cadáver de un animal a la administración competente. Es importante señalar a este respecto, que la baja de un animal debe ir acompañada por el certificado de incineración o entierro de una empresa oficial.
  • Contratar un seguro para perros obligatorio de responsabilidad civil de daño a terceros que cubra también a las personas responsables del animal.

Prohibiciones generales de la ley de bienestar animal

Las siguientes conductas con respecto a los animales de compañía o silvestres en cautividad quedan prohibidas en esta ley:

  • Maltratarlos, agredirlos o someterlos a prácticas que les originen daños físicos o psicológicos, incluyendo los métodos y herramientas invasivas no supervisados por un profesional veterinario colegiado.
  • Abandonarlos en espacios abiertos, cerrados o en medios naturales.
  • Dejarlos sueltos y/o permitir que causen daños en lugares públicos o privados.
  • Utilizarlos en espectáculos públicos, artísticos, publicitarios o de forma ambulante como reclamo, así como en atracciones de feria o circenses.
  • Utilizarlos para trabajos inadecuados o excesivos que afecten a su salud.
  • Tener, criar o comerciar con aves fringílidas, como el gorrión o el jilguero, capturadas del medio natural, según queda estipulado en la Ley 42/2007.
  • Alimentarlos con despojos de animales que no hayan superado los controles sanitarios correspondientes.
  • Impedir su movilidad con cualquier tipo de mecanismo o utensilio, menos cuando se trate de una prescripción veterinaria.
  • Adiestrarlos para pelear o hacerlos participar en peleas, u hostigarlos para que agredan a otros animales, siempre que no se trate de actividades regladas.

Prohibiciones específicas de la ley para animales de compañía

Al igual que ocurre con las obligaciones, existen una serie de prohibiciones específicas que debes conocer:

  • Sacrificar al animal salvo por motivos de seguridad para las personas o animales, o por cuestiones de salud pública.
  • Mutilarlos o realizarles modificaciones corporales permanentes, salvo las destinadas a la identificación del animal de acuerdo con la ley.
  • Mantener a perros y gatos en balcones, terrazas, sótanos, patios, vehículos o espacios no adaptados a sus necesidades de manera habitual.
  • Atar a animales a vehículos de motor en marcha.
  • Liberar en un medio natural a animales de cualquier especie, salvo en el marco de programas de reintroducción.
  • Eliminarlos sin comprobar su identificación obligatoria.
  • Dejarlos sin supervisión. En el caso de los perros no más de 24 horas consecutivas, el resto de animales de compañía no más de 3 días consecutivos.
  • Realizar prácticas de selección genética que alteren la salud del animal gravemente.
  • Criar animales de compañía de cualquier especie si no se está inscrito como criador en el Registro de Criadores de Animales de Compañía.
  • Comercializar o exhibir al público perros, gatos y hurones si no se es un criador registrado.
  • Donar, comercializar o entregar en adopción animales no identificados conforme a la normativa vigente.
  • Emplear animales de compañía para consumo humano.
  • Usar herramientas de manejo que ocasionen lesiones a los animales, como collares eléctricos.

Esta ley también establece una serie de obligaciones y prohibiciones de los ciudadanos con respecto a las colonias felinas, entre las que se encuentran la prohibición del sacrificio de gatos o el abandono de gatos en colonias. 

En Reale Seguros ofrecemos a los titulares de animales de compañía un seguro de mascotas que cubre la responsabilidad civil a terceros y el pago de las costas y gastos judiciales, entre otros.

Además, te proponemos la cobertura opcional Pack Mascotas con servicios veterinarios, de guardería, o de entierro o incineración de tu animal de compañía.

Solicita toda la información que necesites contactando con nuestros agentes.