Cómo asegurar tu negocio: 3 cosas que debes tener en cuenta para protegerlo

Inicio > Autónomos > Cómo asegurar tu negocio: 3 cosas que debes tener en cuenta para protegerlo

Cómo asegurar tu negocio: 3 cosas que debes tener en cuenta para protegerlo

A la hora de contratar un seguro para tu comercio o negocio, no debes de fijarte solo en el precio, las coberturas que me ofrece y el nivel de personalización que me permite mi seguro, pueden marcar la diferencia de continuar con mi actividad o echar definitivamente el cierre, ante un imprevisto no cubierto.

Controlar las existencias, negociar con los proveedores, mantener los pagos al día, organizar al personal… los comerciantes hacen malabares para obtener cada mes los beneficios con los que pagar sus nóminas y las de sus empleados. Por este motivo tener un  buen seguro, que te proteja ante los imprevistos que pueden ocurrir en tu negocio, es una garantía de tranquilidad. No contrates cualquier seguro, revisa que tipo de coberturas te ofrece y como se puede adaptar a tus necesidades específicas.

  1. Que el seguro cuente con coberturas básicas amplias. Lo primero que debes revisar son las coberturas que cubren los problemas más habituales que pueden ocurrir en cualquier comercio: responsabilidad civil por el desempeño de la actividad de tu negocio, incendio, daños por agua, roturas de elementos del interior del local, daños en los aparatos eléctricos y  qué servicio de reparación o de defensa jurídica me ofrece.
  2. Que tenga coberturas específicas para mi negocio. No es lo mismo tener una farmacia que vender material escolar en una papelería, por eso es necesario que el seguro se adapte a mis necesidades específicas. En Reale diferenciamos hasta 14 tipos distintos de actividad y tenemos un seguro de comercio, específico para cada una de ellas: alimentación, animales y plantas, deportes y ocio, electricidad, electrónica y mecánica, enseñanza, estética y droguería, restauración, material de construcción, muebles y decoración, papelería, regalos y joyería, oficinas, sanidad, textil y complementos o incluso simplemente el local comercial, sin actividad ninguna.
  3. Que se pueda personalizar. Cada comercio o negocio tiene sus propias peculiaridades. Solo quién está al frente, sabe qué necesita para funcionar con el menor riesgo. Por eso un seguro debe de darme respuestas a mis necesidades concretas y darme la posibilidad de personalizarlo incorporando coberturas complementarias

Si quieres conocer nuestra oferta de seguros para comercios, o pedir asesoramiento no dudes en contactar con tu agencia Reale más cercana, que puedes encontrar aquí.