Conducción temeraria: qué es, multas y normativa

Inicio > Coche > Conducción temeraria: qué es, multas y normativa

Conducción temeraria: qué es, multas y normativa

La conducción temeraria es una de las infracciones más graves que puedes cometer al volante por el serio peligro que entraña para ti y para el resto de personas.

Las consecuencias en este modo de actuación pueden ser fatales por lo que el delito de conducción temeraria se encuentra tipificado en el Código Penal español.

Mantener una actitud responsable al volante es necesario para tu seguridad y la de los demás usuarios de las vías de transporte de mercancías y personas.

Conocer qué es la conducción temeraria te va a ayudar a evitarla. Igualmente, en este artículo, vamos a abordar las multas y la normativa aplicables.

¿Qué es la conducción temeraria?

La conducción temeraria es una manera de conducir con temeridad manifiesta, y poniendo en peligro la vida de las personas y su integridad.

En otras palabras, se trata de una conducción excesivamente imprudente, irreflexiva y arriesgada siendo el autor, y si se da el caso sus acompañantes, consciente de los peligros que entraña esta actitud.

Algunos ejemplos de conducción temeraria son los que detallamos a continuación:

  • Conducción bajo los efectos del alcohol, las drogas, etc.
  • Conducción de un vehículo no apto para la circulación.
  • Circulación en dirección contraria.

Debes tener presente que la conducción temeraria puede cometerse no solo por el conductor, sino también por los acompañantes. Estos pueden ser considerados cómplices al incitar a la persona que está al volante a incurrir en un delito o permitir que ocurra.

Diferencia entre conducción temeraria y conducción negligente

Frente a la conducción temeraria, la conducción negligente se basa en la omisión o falta de atención necesaria para evitar daños.

Entre las actitudes negligentes en la conducción se encuentran los siguientes ejemplos:

  • Hacer derrapes en una vía de uso público.
  • Conducir haciendo eses.
  • Hablar con el teléfono móvil sin manos libres.
  • Circular más rápido de lo permitido.

Multas por conducción temeraria

Las multas por conducción temeraria buscan proteger el bien jurídico de la seguridad en la vía pública de las personas, por lo que el deber de todo conductor es respetar las normas de tráfico.

En este particular, las penas por delito de conducción temeraria venían determinadas, en función de la gravedad del delito, en los artículos 380, 381 y 382 del Código Penal de la Ley Orgánica 10/1995, y que han sido sustituidos por los puntos cuarto, quinto y sexto de la Ley Orgánica 15/2007.

Multas por conducción temeraria de tipo básico

En su tipo básico, la conducción temeraria, cuando pone en peligro la vida de las personas, es objeto de multas que pueden ser de prisión de entre 6 meses y 2 años, a lo que se suma la privación de conducir entre 1 año a 6 años.

Si no se pone en peligro a los demás dañando su integridad y derecho a la vida, el delito de conducción temeraria no se aplica.

Multas por conducción temeraria con manifiesto desprecio por la vida

En el caso de que se determine que, además, se ha dado un manifiesto desprecio por la vida de los demás, las siguientes multas de tipo agravado o atenuado, son de aplicación respectivamente:

  • Cuando hay víctimas. Te expones a penas de prisión de 2 a 5 años, una multa de 12 a 24 meses, así como a la privación de conducir vehículos a motor y ciclomotores por un período de 6 a 10 años.
  • Cuando no hay víctimas. Puedes tener que acatar una pena de cárcel de 1 a 2 años, sumado a una multa de 6 a 12 meses y la privación del derecho a conducir de entre 6 y 10 años.

Multas por conducción negligente

Si eres condenado por conducción negligente puedes verte expuesto a una sanción administrativa leve y una multa de 200 €, sin embargo, no se considera un delito de seguridad vial.

Delito de conducción temeraria

El delito de conducción temeraria es un delito contra la seguridad colectiva dentro del derecho a la seguridad vial de todas las personas.

Se encuentra tipificado en el Código Penal y se trata de un delito en el que siempre hay dolo, es decir, la persona es consciente del hecho.

En todo caso, para que exista ha de poder evidenciarse la conducción con imprudencia e inobservancia total de las normas de tráfico mantenidas en el tiempo, además de poner en peligro la integridad y la vida de las personas.

Por ejemplo, si te saltas un semáforo, aunque pueda dar lugar a una situación de riesgo grave, no se considera un delito de conducción temeraria sino más bien una infracción administrativa. Cuando estas se concatenan, sí se trata de un delito de orden penal.

Tal y como acabamos de explicarte, las penas de un delito de conducción temeraria son elevadas precisamente por las graves consecuencias que produce.

Una manera de reforzar tu seguridad al volante, es contar con un seguro que ofrezca una respuesta eficaz y de calidad cuando se necesita. Asimismo, disfrutar de un servicio de asesoramiento legal va a ayudarte desde el primer momento.

En Reale Seguros ofrecemos a nuestros clientes seguros de coche adaptables con coberturas como la defensa jurídica útil en contextos de reclamaciones judiciales de terceros a raíz de un accidente, por ejemplo.

Puedes calcular tu seguro de coche en menos de 3 minutos y obtener un presupuesto personalizado, y si necesitas ampliar la información no dudes en ponerte en contacto con nuestros agentes.