Juntos día a día UN BLOG DE REALE SEGUROS

Los daños estéticos en el seguro del hogar

22 Mar 21

Las reclamaciones por daños estéticos al seguro de hogar son tan frecuentes que la mayoría de las aseguradoras los consideran como coberturas fundamentales tanto en las pólizas de viviendas principales como en las de segundas residencias.

Pero ojo porque, que sean frecuentes no implica que siempre se pueden reclamar, por este motivo es sumamente importante que conozcas en qué casos sí puedes pedir una indemnización por daños estéticos a tu seguro y en qué casos no es procedente.

Un dato importante que queremos comentarte antes de seguir avanzando en el tema es que la restauración estética del seguro de hogar se aplica tanto por daños en el continente como en el contenido.

Un poco más adelante veremos en detalle una serie de ejemplos que lo ilustran.

¿Qué son los daños estéticos en el seguro del hogar?

Los daños estéticos en los seguros de hogar son aquellos desperfectos indirectos que tras un siniestro afectan a la parte estética de la vivienda -tanto del continente como del contenido- y suponen alteraciones claras de las características originales que tenía la casa.

Por decirlo de forma coloquial, el seguro por daños estéticos trata de minimizar los “daños colaterales” que afectan a la estética original de los elementos siniestrados y de su entorno.

Y es que, el fin último de la indemnización por daños estéticos es asegurar que los elementos del continente (paredes, suelos, etc.) o los del contenido (mobiliario, enseres, etc.) recuperen en la medida de lo posible la homogeneidad de la estética original.

Los gastos por restauración estética de daños del seguro de hogar comprenden la reparación o sustitución -parcial o total- tanto de los bienes afectados directamente en el siniestro original como de los afectados indirectamente.

Para ello se buscará usar los mismos materiales que se usaron originalmente u otros lo más similares posible.

Ejemplos típicos de restauración estética con el seguro de hogar

La forma de que lo veas más claro es a través de ejemplos, para ello te vamos a poner en situación mostrándote alguno de los casos que se producen con más frecuencia en los siniestros domésticos y que tienen a la estética como protagonista.

Daños estéticos en azulejos

Piensa en la rotura de una tubería en el baño de tu casa y que tiene como consecuencia que tengan que picar la pared y cambiar varios de los azulejos.

Como los azulejos que tenías eran antiguos, los nuevos que se instalan no son exactamente iguales a los originales, esto da lugar a que exista una reclamación por daño estético a la aseguradora.

Como puedes ver en este ejemplo, el daño estético se causa de manera indirecta por el accidente inicial -la rotura de la tubería- y la posterior reparación.

De no haberse dado la rotura de la tubería, esto es, un siniestro primero cubierto por el seguro de la vivienda, no podrías acogerte a una reclamación de daños estéticos en tu seguro de hogar.

Daños estéticos en inodoros

En este segundo supuesto te enfrentas a la rotura del inodoro del baño de casa.

La cobertura de tu seguro de hogar contempla que lo reemplacen por uno nuevo, pero resulta que el modelo que tenías es antiguo, está descatalogado y ya ni se fabrica por lo que lo cambian por uno similar.

El problema llega porque el bidet que también tienes en el baño “desentona” con el nuevo inodoro.

Pues bien, en este caso el seguro de hogar por daños estéticos cubriría también el cambio de bidet para que el conjunto de ambos siga manteniendo la armonía estética inicial.

Daños estéticos en el parqué

Supongamos ahora que revienta una tubería de agua en el baño que queda al lado de uno de los dormitorios y que como consecuencia de ello se moja el parqué y queda parcialmente afectado.

La garantía del seguro de hogar que tienes contratado cubre la reparación de la zona afectada pero el nuevo parqué que te van a instalar ya no es igual al antiguo que tenías y estéticamente se nota una diferencia tremenda.

La solución pasa por que presentes una reclamación por daños estéticos en el continente a la aseguradora con la que tienes firmada la póliza de hogar para que instale un nuevo parqué en toda la habitación.

 Daños estéticos en el mobiliario de cocina

En este supuesto partimos de un siniestro inicial que es la rotura de una tubería de la cocina que provoca que se inunde esta estancia de tu casa.

El agua afecta a algunos de los muebles que se han hinchado al mojarse, algunas puertas de los armarios no encajan y con el paso de los días empiezan a pudrirse.

Tu seguro de hogar procede a cambiar el mobiliario afectado pero a la fecha actual no se fabrica la misma madera que usaron en su día por lo que la parte que queda afectada y arreglada inicialmente difiere de la no afectada dando lugar a una posible reclamación por daño estético en el contenido del seguro de hogar.

Exclusiones o limitaciones de los daños estéticos en el seguro de hogar

Como era de esperar, existen una serie de limitaciones y exclusiones que se aplican de forma general por la mayor parte de las aseguradoras y que recogemos a continuación:

 Su aplicación no es inmediata

Para que proceda, antes de iniciar la reclamación por daños estéticos al seguro, primero se ha tenido que dar un siniestro con cobertura por la póliza del seguro de hogar.

Están limitados económicamente

El capital que se ha establecido como máximo en las condiciones de la póliza será el tope al que puedes aspirar en la reclamación de daños estéticos del seguro.

 La indemnización es indirecta

Con esto nos referimos a que la entidad aseguradora procederá a la indemnización por daños estéticos una vez que el asegurado acredite que se han realizado efectivamente los trabajos de reparación y/o sustitución.

La forma de acreditación será mediante la presentación de la factura de los trabajos realizados.

Queda exenta la Responsabilidad Civil frente a terceros

La Responsabilidad Civil frente a terceros no aplica en este tipo de modalidad de seguro de hogar, siendo únicamente los daños propios producidos en la vivienda del tomador del seguro los que quedan dentro de las coberturas.

Se limita a daños con cobertura de la vivienda

Si el origen de los daños estéticos está en elementos no recogidos dentro de las coberturas del seguro de la vivienda, la indemnización de los mismos quedará excluida.

Se aplica a estancias de la vivienda

Los daños estéticos por los desperfectos que se originan en elementos del continente instalado en el exterior de la vivienda quedan fuera de reclamación posible.

En este sentido quedan excluidos los daños estéticos que se producen en elementos como piscinas, vallas o muros de contención, fachadas, instalaciones deportivas o recreativas, cubiertas o jardines y arboledas.

 No es acumulable con otras garantías 

Para aquellos elementos que ya están cubiertos por las garantías generales del seguro de hogar no será de aplicación el derecho a reclamación por daños estéticos.

Esto es, no se puede dar la duplicidad de cobro de garantías.

Ejemplos de esto lo encontramos en la rotura de cristales, espejos, sanitarios, encimeras, placas de vitrocerámica o placas solares, entre otros elementos.

 Existen limitaciones por daños estéticos en el mobiliario

Por ejemplo, no computan como posibles daños estéticos los arañazos, raspaduras, desconchones o daños superficiales que supongan desperfectos no funcionales.

¿Tienes dudas sobre las coberturas por daños estéticos de tu seguro de hogar? No lo pienses más y ponte en contacto con nosotros. Contamos con agentes especializados en este tema que estarán encantados de dar respuesta a todas tus preguntas.