ISO 9001: definición y normativa vigente que debes conocer

Inicio > Empresas > ISO 9001: definición y normativa vigente que debes conocer

ISO 9001: definición y normativa vigente que debes conocer

El certificado ISO 9001 no solo pone de manifiesto la apuesta y el compromiso de las empresas por gestionar sus productos, servicios y relación con sus clientes y proveedores bajo estándares de calidad, sino que también destaca a las empresas que cuentan con este certificado frente a terceros y competidores.

Con este artículo queremos poner el foco en el objeto y campo de aplicación de esta certificación, así como ahondar en la normativa vigente para ver todas sus implicaciones y detallar los beneficios que lleva asociados.

¿Qué es la ISO 9001?

La ISO 9001 es la norma internacional de la Organización Internacional para la Estandarización –ISO– aplicable a los sistemas de gestión de calidad de productos, servicios y satisfacción del cliente.

Su rango de aplicación afecta a organizaciones tanto públicas como privadas y es totalmente independiente de la actividad empresarial que lleven a cabo estas empresas o del tamaño que tengan.

El certificado que la ISO 9001 otorga a una compañía supone, por un lado, una garantía de las empresas ante sus clientes y proveedores ya sean estos nacionales o internacionales.

Dicha garantía se materializa en lo que respecta al compromiso de la organización con la calidad.

Por otro lado, también se convierte en una gran ventaja competitiva de dichas organizaciones frente a sus competidores más directos.

¿Qué beneficios aporta la ISO 9001?

Las organizaciones que cuentan con una certificación ISO 9001 suman a su marca una serie de potenciales beneficios por el simple hecho de implementar un sistema de gestión de calidad.

Entre otros, encontramos los siguientes beneficios:

  • Poner a disposición de los clientes, productos y servicios que satisfacen plenamente sus necesidades y demandas al tiempo que cumplen con los requisitos legales y reglamentarios establecidos a tales efectos.
  • Apostar por un sistema abierto que busca mejorar la satisfacción continuada del cliente. En este sentido, el proceso de mejora continua no tiene fecha de vencimiento.
  • Estar al tanto de los riesgos y oportunidades relacionados con la calidad en un ejercicio que premia la anticipación y la proactividad.
  • Contar con un aval frente a terceros de la conformidad de productos y servicios a través del cumplimiento de los requisitos del sistema de gestión de calidad implementado.
  • Optimizar tiempos que, finalmente, se traducen en ahorro de recursos y dinero al servirse de técnicas de trabajo más eficientes.
  • Minimizar el número de errores a cometer, gracias a procesos de trabajo diseñados con una mayor y mejor definición.
  • Obtener una mayor cifra de beneficios consecuencia directa del perfeccionamiento de las técnicas de trabajo ya mencionadas.
  • Potenciar las mejoras en las condiciones de trabajo de los empleados, lo que redunda a su vez en una mayor motivación de los mismos y en un mayor nivel de compromiso por su parte.
  • Mejorar la calidad de productos y servicios, así como la atención al cliente. Estos dos beneficios pueden, a su vez, derivar en una captación de clientes con mayor alcance.
  • Ampliar las oportunidades de negocio a las que la organización puede acceder.

Poner a disposición de los clientes, productos y servicios que satisfacen plenamente sus necesidades y demandas al tiempo que cumplen con los requisitos legales y reglamentarios establecidos a tales efectos.

Apostar por un sistema abierto que busca mejorar la satisfacción continuada del cliente. En este sentido, el proceso de mejora continua no tiene fecha de vencimiento.

Estar al tanto de los riesgos y oportunidades relacionados con la calidad en un ejercicio que premia la anticipación y la proactividad.

Contar con un aval frente a terceros de la conformidad de productos y servicios a través del cumplimiento de los requisitos del sistema de gestión de calidad implementado.

Optimizar tiempos que, finalmente, se traducen en ahorro de recursos y dinero al servirse de técnicas de trabajo más eficientes.

Minimizar el número de errores a cometer, gracias a procesos de trabajo diseñados con una mayor y mejor definición.

Obtener una mayor cifra de beneficios consecuencia directa del perfeccionamiento de las técnicas de trabajo ya mencionadas.

Potenciar las mejoras en las condiciones de trabajo de los empleados, lo que redunda a su vez en una mayor motivación de los mismos y en un mayor nivel de compromiso por su parte.

Mejorar la calidad de productos y servicios, así como la atención al cliente. Estos dos beneficios pueden, a su vez, derivar en una captación de clientes con mayor alcance.

Ampliar las oportunidades de negocio a las que la organización puede acceder.

 ¿En qué principios universales de gestión se apoya la ISO 9001?

La normativa ISO 9001 toma como base 8 principios universales de gestión. Los detallamos a continuación.

  1. Enfoque al cliente.
  2. Liderazgo.
  3. Vinculación e implicación del personal.
  4. Enfoque de sistema para la gestión.
  5. Implementación del enfoque basado en procesos.
  6. Toma de decisiones según enfoque basado en hechos.
  7. Sistema de relaciones con proveedores y clientes de beneficio mutuo.
  8. Mejora continua como filosofía de empresa.

Enfoque al cliente.

Liderazgo.

Vinculación e implicación del personal.

Enfoque de sistema para la gestión.

Implementación del enfoque basado en procesos.

Toma de decisiones según enfoque basado en hechos.

Sistema de relaciones con proveedores y clientes de beneficio mutuo.

Mejora continua como filosofía de empresa.

Una vez detallados y para una mejor comprensión, te proponemos entrar en el desglose de cada uno de ellos.

 Enfoque al cliente

Poner al cliente en el centro de la estrategia de una empresa es un sinónimo de preocupación por comprender sus necesidades actuales y futuras, así como por querer satisfacerlas poniendo en marcha para ello mecanismos que signifiquen aportar soluciones a través de los productos y servicios que ofrece la compañía.

Como lógicamente estarás pensando, las demandas de los clientes no son estáticas, sino que cambian con el tiempo, por lo que las acciones a poner en marcha también deberán ir en este sentido siendo dinámicas y acordes tanto a los cambios reales como a los potenciales.

 Liderazgo

Un buen líder es aquel que sabe transmitir al resto de los miembros de su organización la filosofía de la misma pero no solo eso, porque además debe saber mantener engrasados y en perfecto estado de rendimiento aquellos mecanismos que aseguran que todos los procesos –engranajes– de la empresa funcionan correctamente.

 Vinculación e implicación del personal

Gracias al liderazgo anterior, que busca crear y mantener un ambiente de trabajo sano y efectivo, se consigue que el personal quiera implicarse en el logro de los objetivos de la organización.

Si los empleados ven dichos objetivos como algo cercano y “propio” será mucho más probable que quieran involucrarse y asumir el mérito y la cuota de consecución que les corresponde.

 Enfoque de sistema para la gestión

La suma de todos los procesos corporativos da paso a un enfoque de sistema que tiene como fin máximo la consecución de los objetivos previamente marcados por la compañía.

Gestionar cada proceso de forma correcta será necesario si se quiere alcanzar los objetivos finales.

 Implementación del enfoque basado en procesos

El aporte de valor al cliente llega de la mano de la correcta consecución de resultados y para ello, los recursos y las acciones deben gestionarse como procesos y no como departamentos aislados.

Nuevamente, el sistema de gestión de calidad aporta una visión global que afecta a procesos y que hermana a departamentos para lograrlo.

 Toma de decisiones según enfoque basado en hechos

El análisis de datos y de información basada en hechos es siempre necesario para una toma de decisiones acertada, oportuna y en tiempo.

Decidir a ciegas o en base a conjeturas puede suponer un error de peso al desviarse del objetivo marcado y dar al traste con todo el proceso.

 Sistema de relaciones con proveedores y clientes de beneficio mutuo

Finalmente, la apuesta por crear relaciones win-win que beneficien a todos es la mejor forma de que ambas partes sean capaces de crear valor para el cliente final.

Una buena alianza estratégica con proveedores puede convertirse en la forma óptima para que tu organización sea competitiva, así como para aumentar su productividad y rentabilidad.

 Mejora continua como filosofía de empresa

Apostar por la mejora continua debería estar siempre en el plan de acciones a llevar a cabo por una empresa, aunque solo sea por la reducción de costes operativos que lleva asociada.

El ciclo PHVA que busca Planificar-Hacer-Verificar-Actuar es una estrategia dinámica de resolución de problemas y de mejora de procesos.

 ¿Qué es la ISO 9001:2015?

La ISO 9001:2015 es la versión revisada correspondiente a la 5ª edición de la norma 9001 y es la que en estos momentos sustituye a sus antecesoras.

Se publicó en septiembre de 2015 y supuso la transición a esta edición de aquellas empresas que estaban certificadas por la ISO 9001:2008 y que estaban interesadas en mantener la certificación.

La ISO 9001:2015 nace como una revisión necesaria de la normativa vigente para adaptarla a las necesidades actuales de las organizaciones en distintas materias.

Asimismo, busca aplicar un enfoque mucho más dirigido a conseguir una mayor eficiencia de la gestión de las empresas, así como a analizar el contexto de desarrollo de sus actividades y la toma en consideración de los riesgos asociados a dichas actividades.

 ¿Qué secciones incluye la normativa vigente ISO 9001:2015?

La estructura de la ISO 9001:2015 se completa en 10 secciones de las cuales las 3 primeras tienen un carácter puramente informativo y hacen alusión al alcance, las referencias normativas y a los términos y definiciones.

Los requisitos en cuanto al sistema de gestión de calidad ISO 9001:2015 se detallan en los capítulos comprendidos entre los números 4 y 10.

En concreto, las 10 secciones de la normativa ISO 9001:2015 que te acabamos de mencionar son:

  1. Alcance.
  2. Referencias normativas.
  3. Términos y definiciones.
  4. Contexto de la organización.
  5. Liderazgo.
  6. Planificación.
  7. Soporte.
  8. Operación.
  9. Evaluación del desempeño.
  10. Mejora

Alcance.

Referencias normativas.

Términos y definiciones.

Contexto de la organización.

Liderazgo.

Planificación.

Soporte.

Operación.

Evaluación del desempeño.

Mejora

Para llegar a estas 10 secciones que representan a la ISO 9001:2015, se han aplicado cambios en algunos epígrafes ya existentes y se han eliminado o añadido otros.

Algunos de los cambios realizados han sido pensados para mejorar la comprensión de cada sección o para facilitar la identificación de problemas y necesidades susceptibles de generar un impacto significativo en la planificación del sistema de gestión de calidad de la organización.

En este sentido, se otorga protagonismo propio a la nueva sección “Contexto de la organización” que recomienda el análisis del entorno socio-económico de la empresa. También se da voz a las relaciones de la empresa con inversores y accionistas tanto internos como externos.

Otro cambio relevante en la ISO 9001:2015 es el relacionado con el pensamiento basado en riesgos y que se aplica para gestionar los riesgos a lo largo de todo el proceso de establecimiento, implantación, mantenimiento y mejora del sistema de gestión de calidad.

En la parte de las eliminaciones, desaparecen las acciones preventivas, se sustituye el concepto de “cliente” por el de “parte interesada” y el Representante de la Dirección ya no es una figura obligatoria en esta normativa.

En Reale Seguros apostamos por los sistemas de gestión de calidad y, de hecho, estamos certificados con la ISO 14001:2015 de gestión medioambiental.

Esta certificación garantiza que los procesos de nuestra organización se gestionan dentro de un marco de control y cumplimiento de premisas medioambientales, así como de establecimiento de objetivos de mejoras en este aspecto.

En línea con esto, nuestros seguros de empresas también son customer centric, esto es, están diseñados pensando en los clientes y situando sus necesidades y demandas presentes y futuras en el centro de nuestra estrategia de oferta de productos y servicios.

Contáctanos y nuestros agentes te podrán informar de la opción que mejor encaje tenga en lo que necesita tu empresa.