Metros construidos y útiles de una vivienda: relación y diferencias 

Inicio > Hogar > Metros construidos y útiles de una vivienda: relación y diferencias 

Metros construidos y útiles de una vivienda: relación y diferencias 

Los metros construidos y útiles de una vivienda son conceptos que suelen confundirse y pueden dar lugar a tasaciones erróneas. Por otro lado, los metros construidos no se reflejan de la misma manera en un piso con zonas comunes que en una vivienda aislada.

Las inmobiliarias, tasadores y el catastro se basan en los metros construidos, mientras que los usuarios están más interesados en conocer la superficie que van a poder utilizar. 

Tanto si quieres comprar una casa como si buscas vender tu vivienda, es preciso que conozcas la relación y diferencias entre los metros construidos y los útiles.  

Relación entre metros construidos y útiles: definiciones

A la hora de abordar la relación entre los metros construidos y los útiles resulta necesario comenzar por la definición de estos 2 conceptos que habitualmente suelen confundirse. 

¿Qué son los metros construidos de una vivienda?

Los metros construidos de una vivienda son los comprendidos dentro de sus muros exteriores, esto es, el espacio total delimitado por la línea perimetral exterior de una construcción y que incluye tabiques, pilares, conductos de ventilación, etc. 

Cuando se comparte un muro con un vecino, el perímetro se mide desde la mitad de las separaciones. No obstante, ten presente que no se consideran metros construidos los espacios que cuenten con una altura inferior a 1,50 metros que suelen destinarse a algún tipo de instalación como el hueco habilitado para instalar una caldera, por ejemplo.

En lo concerniente a los aleros, en los metros construidos no se tienen en cuenta los que tienen un vuelo inferior a 50 cm.

En cualquier circunstancia, la superficie construida será siempre mayor que la superficie útil.

¿Qué son los metros útiles de una vivienda?

Los metros útiles de una vivienda son el resultado de restar a la superficie total construida, los elementos estructurales imprescindibles tal como columnas, pilares, paredes, etc. Este concepto incluye también terrazas, balcones y escaleras.

Dicho de forma coloquial, son los metros construidos que se pueden pisar o más bien usar puesto que, por ejemplo, los armarios empotrados están incluidos. 

En lo que respecta a los elementos cubiertos como terrazas o porches, estos se computan al 50 % de su superficie a no ser que estén cerrados en sus ¾ partes, esto es 3 lados de los 4 que componen estos espacios. 

En ese caso, se toman en consideración la totalidad de los metros por lo que muchos vendedores, con la intención de ser lo más transparentes posible en cuanto a sus productos, señalan la superficie útil de la vivienda con los metros de terraza o balcón aparte.

Si quieres conocer los metros útiles de una estancia en concreto, no tienes más que multiplicar el largo por el ancho. El resultado se expresa en metros cuadrados, de tal manera que para conocer la superficie útil total de una casa no tienes más que sumar los metros útiles de cada una de las habitaciones que la componen.

En el caso de que necesites un resultado más preciso, puedes contratar los servicios de un arquitecto o de un aparejador.

Diferencia entre metros construidos y útiles

La diferencia entre los metros construidos y los útiles suele ser aproximadamente de entre un 15 % y un 25 %, de acuerdo con varios expertos consultados. 

En lo que respecta a la compra de una casa y a los impuestos que se le aplican, debes saber que tanto el notario como el Ayuntamiento de tu localidad van a referirse en todo momento a los metros construidos, por lo que en base a ellos se va a escriturar una vivienda.

Sin embargo, si quieres conocer el espacio real del que puedes disponer, debes guiarte por los metros útiles de la construcción puesto que dan cuenta del tamaño real que puedes utilizar en una vivienda, como venimos explicándote.

Información en el catastro sobre metros útiles y construidos

Si solicitas una nota simple en el catastro, accederás a la superficie catastral de construcción, donde se diferencian a su vez los elementos comunes en un edificio o una urbanización. Estos quedan reflejados a través de un coeficiente de participación con respecto a lo que te corresponde como propietario. 

En otras palabras, a los metros construidos de una vivienda se le suma la parte proporcional de las zonas compartidas tales como piscinas, jardines, aparcamientos, accesos, cuartos de basuras, etc. Sin embargo, se excluyen los patios de luz internos en el cómputo.

Por el contrario, si lo que quieres es conocer los metros útiles de una casa, lo mejor es referirte a sus escrituras. 

En cualquier caso, aunque te recomendamos consultar esos datos antes de cerrar la compra de una vivienda, resulta aconsejable que valores las siguientes acciones: 

  1. Visitar en persona la vivienda que deseas adquirir, ya que es la mejor manera de hacerte una idea del espacio real. 
  2. Contratar a un arquitecto para que proceda a las mediciones oportunas y las plasme en planos actualizados. Piensa que se han podido hacer reformas que impactan en la superficie del inmueble.

Invertir en una vivienda es un proceso de gran importancia en tu vida por la cuantiosa suma que debes desembolsar, así como por su carácter a largo plazo. 

Por esta razón, poder contar con un seguro de hogar flexible que, además, te ofrezca las coberturas que necesitas es imprescindible para invertir en tranquilidad y seguridad. Calcula tu seguro de hogar en Reale Seguros o contáctanos para que te detallemos todas las soluciones que podemos ofrecerte para que protejas tanto tus bienes como a los tuyos.