Registro de seguros de vida: qué es y para qué sirve

Inicio > Vida > Registro de seguros de vida: qué es y para qué sirve

Registro de seguros de vida: qué es y para qué sirve

El registro de seguros de vida es un fichero de acceso público del que quizás no has oído hablar a pesar de su gran utilidad. Su principal función es aportar información a petición de los interesados sobre los seguros de vida que tiene contratada una persona.

 

A lo largo de este artículo te vamos a desgranar qué es el registro de seguros de vida y para qué te puede servir.

¿Qué es el registro de seguros de vida?

El registro de seguros de vida es un fichero de cuya gestión se encarga el Registro General de Actos de Última Voluntad, organismo que, a su vez, pertenece al Ministerio de Justicia.

 

Al ser un fichero de acceso público, cualquier persona que cumpla con los requisitos exigidos en cuanto a trámites y documentación puede consultarlo libremente.

 

En España, el registro de seguros de vida se puso en funcionamiento en el año 1999. Desde entonces, se ha destacado como una herramienta de máxima utilidad a la hora de determinar si una persona fallecida tiene contratado algún seguro de vida, ya que permite a los familiares y allegados saber si esta persona cuenta con alguna cobertura que pueda aplicarse en su caso particular.

¿Qué tipo de información aparece en el registro de seguros de vida?

La información presente en el registro de seguros de vida recoge, fundamentalmente, tres tipos de datos:

  1. Datos identificativos de la persona asegurada. Es decir, su nombre y apellidos, su dirección y su número de DNI.
  2. Información relativa a la entidad aseguradora. Como su número de CIF, su denominación social o la clave administrativa correspondiente a su inscripción en el registro de entidades aseguradoras.
  3. Información relativa al contrato de seguro establecido con la persona fallecida. Esta información incluye el número identificativo de dicho contrato y los tipos de cobertura que contempla, pero sin hacer mención alguna a compensaciones o cantidades económicas.

Datos identificativos de la persona asegurada. Es decir, su nombre y apellidos, su dirección y su número de DNI.

Información relativa a la entidad aseguradora. Como su número de CIF, su denominación social o la clave administrativa correspondiente a su inscripción en el registro de entidades aseguradoras.

Información relativa al contrato de seguro establecido con la persona fallecida. Esta información incluye el número identificativo de dicho contrato y los tipos de cobertura que contempla, pero sin hacer mención alguna a compensaciones o cantidades económicas.

¿Cómo se accede al registro de seguros de vida?

Acceder al registro de seguros de vida es un proceso relativamente sencillo, sin embargo, deberás cumplir determinados requisitos y disponer de determinada documentación para conseguir un certificado que te otorgue dicho acceso.

 

Esto es algo completamente lógico a fin de garantizar  unos mínimos parámetros de seguridad en el acceso y obtención del certificado.

Así las cosas, lo primero que debes tener en cuenta es que solo se puede acceder al registro de seguros de vida una vez que la persona asegurada ha fallecido.

 

Deberás, por tanto, presentar el certificado de defunción correspondiente a partir de los primeros quince días desde la fecha de fallecimiento. Ten en cuenta también que el plazo de presentación expirará cuando se cumplan 5 años desde dicha fecha.

 

Una vez que te hayan concedido el acceso al registro de seguros de vida, podrás solicitar la información a través de diferentes canales, según tus preferencias:

  • De forma presencial.
  • A través de correo ordinario.
  • Mediante certificado electrónico podrás realizar los trámites de forma online a través de la página web del Ministerio de Justicia.

De forma presencial.

A través de correo ordinario.

Mediante certificado electrónico podrás realizar los trámites de forma online a través de la página web del Ministerio de Justicia.

Elijas el método que elijas, deberás cumplimentar y presentar el Modelo 790, accesible también desde la página web del Ministerio de Justicia.

 

Además de aportar tus datos personales, deberás explicar la razón por la que solicitas la nota informativa y detallar la siguiente información correspondiente a la persona fallecida:

  • Nombre y apellidos.
  • Número de DNI.
  • Fecha y lugar de nacimiento.
  • Nombre de los progenitores.

Nombre y apellidos.

Número de DNI.

Fecha y lugar de nacimiento.

Nombre de los progenitores.

Asimismo, independientemente del canal que utilices para realizar tu solicitud, deberás pagar una tasa en concepto de gestión.

¿Cuánto tiempo tarda en hacerse efectiva la solicitud?

El tiempo que tardará tu certificado en estar listo depende en gran medida del canal por el que hayas decidido realizar tu solicitud.

 

En el caso de las solicitudes en línea, su trámite suele llevar poco tiempo, por lo que, si escogiste esta vía, lo normal es que dispongas de tu certificado en cuestión de 24 o 48 horas.

 

En caso de que hayas hecho la solicitud a través de correo ordinario o por vía presencial, el plazo máximo de expedición no superará los siete días, aunque también deberás sumar el tiempo que necesitará el certificado para llegar a tu lugar de residencia o a la gerencia territorial del Ministerio de Justicia en la que hayas realizado la solicitud.

 

Una vez recibido tu certificado, estarás en disposición de iniciar el proceso de cobro del seguro.

 

Como ves, el registro de seguros de vida es un directorio de lo más útil a la hora de comprobar si un familiar fallecido contaba con algún seguro de vida del que puedas beneficiarte y que quizás desconozcas.

 

Dado que existen distintos tipos de seguros de vida, lo mejor que puedes hacer si te interesa contratar uno es dejarte asesorar por nuestros expertos, que sabrán recomendarte el que mejor se adapte a tus características.

 

Para ello, lo único que tienes que hacer es contactar con nosotros. No obstante, si no quieres esperar, puedes utilizar nuestra calculadora de seguros de vida para calcularlo en cuestión de unos pocos minutos.