Revisar el coche antes de viajar: apuesta por tu seguridad

Inicio > Coche > Revisar el coche antes de viajar: apuesta por tu seguridad

Revisar el coche antes de viajar: apuesta por tu seguridad

Revisar el coche antes de viajar o de realizar un trayecto, sobre todo si este va a ser largo, es una de las “acciones” principales para disfrutar de un viaje seguro y sin contratiempos.

Tanto si sales de vacaciones como si lo haces por trabajo, una correcta revisión de tu vehículo te ayudará a evitar averías que puedan arruinar la experiencia y dejarte un mal sabor de boca.

 

 

 Imprescindible revisar el coche antes de viajar de vacaciones 

Pocas cosas dan mayor sensación de libertad que viajar en coche a tu aire. Puedes establecer tus propios horarios, parar donde desees -algo muy útil si se viaja con niños- o incluso improvisar un cambio de ruta sobre la marcha, cosas mucho más complejas de realizar si vas en autobús, tren o avión.

Sin embargo, aunque seas de improvisar, un viaje largo en coche requiere de una planificación previa con el objetivo de prevenir averías y aumentar tu seguridad y la de los demás.

Así que, ¿Cómo tienes que revisar tu coche antes de viajar? No te despistes porque hoy te enseñamos lo que debes comprobar en tu vehículo antes de iniciar tu viaje.

 Los 9 puntos a revisar en tu coche antes de viajar

Como recomendación básica, lo ideal es que tu coche pase un chequeo a fondo días antes de la salida en el que se compruebe que tiene todas las revisiones periódicas hechas. De este modo, te aseguras de que los elementos esenciales de tu vehículo como los frenos, la suspensión o la batería estén en regla y listos para disfrutar del viaje.

A continuación te proponemos una lista con los 9 puntos más importantes en la revisión de tu coche antes de viajar que no debes olvidar.

 

Asegúrate de tener la ITV al día

Esta es una comprobación de seguridad imprescindible, ya que circular con la ITV caducada es además motivo de una importante sanción económica de entre 200 y 500 euros, dependiendo del caso, aunque no se retiren puntos del carnet.

No te arriesgues, si tu coche tiene que pasar la ITV justo en la fecha prevista de tu viaje, adelanta la cita y mejor pásala antes. Te ahorrarás disgustos y saldrás de vacaciones con la tranquilidad de que tu coche está mecánicamente revisado y al día.

¿Quieres saber más sobre la nueva ITV? Te lo contamos en este enlace.

 

Revisa los niveles de aceite del coche

Revisar el aceite del coche periódicamente, es uno de los gestos principales para cuidar tu vehículo, evitar averías y alargar su vida útil.

El aceite del coche es el responsable de lubricar todas las piezas del motor para que éstas funcionen a la perfección, para que estén protegidas frente al desgaste y para asegurar que tengan un buen rendimiento. Es, por tanto, uno de los componentes fundamentales del vehículo y su nivel debe ser siempre el adecuado.

Tanto si tú mismo sabes hacerlo como si lo llevas al taller, hay que mirar el nivel del aceite del coche cada cambio de estación o antes de emprender un viaje largo, aunque si tu vehículo es antiguo, los expertos aconsejan medirlo cada dos semanas.

Comprueba la batería y no te quedes tirado

Imagínate que en pleno viaje, tu coche de repente no arranca. Una de las razones podría ser la batería. Para evitar esto, debes examinar la fecha de caducidad, que suele aparecer en el recibo de compra. En caso de que no tengas a mano ese dato, no te preocupes, esta es una comprobación rápida que en tu taller de confianza te podrán hacer rápidamente.

 Revisa las luces del coche, no vayas a ciegas

A la hora de revisar el coche hay que verificar también el estado de las luces, una de las comprobaciones más sencillas de realizar y que te permitirá no circular a ciegas por la noche en vías de poca visibilidad.

Haz un buen repaso a todas las bombillas de las distintas luces: las frontales, las de cruce, las largas y los intermitentes; detrás, las luces de encendido, las de freno y la de marcha atrás. Mira que ninguna esté fundida y cámbiala si es necesario para evitar percances y multas.

Aunque no sean obligatorias, también es recomendable que chequees las luces antiniebla si tu vehículo cuenta con ellas. Nunca se sabe en qué momento las puedes necesitar.

Es importante comprobar también que todos los pilotos funcionan correctamente, ya que son los encargados de alertarte cuando algún sistema del coche no está funcionando bien.

Comprueba la presión de los neumáticos, sé estable

Una buena revisión de los neumáticos antes de emprender el viaje es crucial para evitar disgustos. Según la DGT (Dirección General de Tráfico), alrededor de un millón y medio de vehículos en España circulan con neumáticos que presentan defectos graves, con el riesgo que esto conlleva.

Debes comprobar visualmente que las bandas de rodadura -los dibujos del neumático- no presentan un desgaste irregular o excesivo, ten en cuenta que la profundidad de los surcos no debe ser en ningún caso inferior a los 1,6 mm. Revisa también que no existan abombamientos, grietas o roturas.

Por supuesto, es esencial que la presión del aire de los neumáticos sea la correcta según las recomendaciones del fabricante del vehículo. Puedes comprobarla en cualquier gasolinera, la mayor parte cuentan con un compresor de aire para tal fin.

Una presión inadecuada en las ruedas, ya sea inferior o excesiva, puede ocasionar que se desgasten de manera desigual, perdiendo adherencia y, en el peor de los casos, provocando un reventón, con el riesgo que conlleva.

Los frenos salvan vidas

Es imprescindible que revises el estado de las pastillas o discos de los frenos, ya que son el elemento encargado de parar o disminuir la velocidad del coche. Esta comprobación clave es mejor que te la haga un profesional, para una total tranquilidad a la hora de abordar tu viaje de vacaciones.

Además, nunca sabes en qué tipo de carreteras te va a tocar circular, por lo que tener la seguridad de que los frenos están en perfecto estado es un aspecto fundamental. Y no te olvides de mirar el nivel del líquido de frenos y que éste haya sido cambiado hace poco.

Los limpiaparabrisas están por algo

Aunque en los meses de verano, que es cuando más se sale de viaje, no los usarás mucho, es bueno tener los “limpias” en buen estado por si el parabrisas se salpica o mancha en la carretera.

Acciona el agua de los limpiaparabrisas para comprobar su funcionamiento y revisa que queda líquido suficiente en el depósito. Si no retira la suciedad con eficacia, dejando surcos o escalones, es el momento del recambio por unos nuevos.

El aire acondicionado te hace reaccionar

¿No sale aire frío suficiente? Sobre todo si vas a viajar en verano, el buen funcionamiento del aire acondicionado o de la climatización tiene su importancia, ya que conducir con calor en el habitáculo del coche afecta a tu capacidad de reacción y aumenta la probabilidad de que puedas tener un despiste al volante.

Para comprobar su estado, has de arrancar el coche y esperar uno o dos minutos para encenderlo y verificar que sale aire fresco.

¿Qué pasa con la rueda de repuesto?

Este es el típico elemento que solo se echa en falta cuando realmente se necesita, o sea, en caso de pinchazo. Verifica siempre que tu coche cuenta con rueda de repuesto, o en su defecto, de un kit antipinchazos y te ahorrarás apuros.

Comprueba, como en el resto de las ruedas, que su presión es la correcta según lo recomendado por el fabricante. Y en cuanto al kit antipinchazos, repasa su fecha de caducidad, ya que hay que reponerlos cada 3 o 5 años.

Si a pesar de seguir estos consejos tu vehículo sufre alguna avería en el transcurso de tu viaje o en las vacaciones, debes saber que con el seguro de coche de Reale Seguros cuentas con una asistencia en viaje avanzada, tanto para el coche como para los ocupantes.

No dudes en contactar con nosotros para un asesoramiento personalizado.