Animales prohibidos en España: lista completa y normativa vigente

Inicio > Hogar > Animales prohibidos en España: lista completa y normativa vigente

Animales prohibidos en España: lista completa y normativa vigente

Los animales prohibidos en España quedan recogidos en la Ley de bienestar animal que determina las responsabilidades, prohibiciones y obligaciones de las personas que tienen mascotas.

Es necesario que conozcas qué tipo de animal puedes tener en casa para no incurrir en sanciones que se puedan traducir en multas de cuantías importantes.

Dado el revuelo y el desconocimiento en muchos casos que esta ley provoca, hemos creído conveniente prepararte este artículo en el que vamos a compartir contigo qué animales están prohibidos en España.

Además, entraremos en los detalles de la normativa vigente que más suelen preocupar a los propietarios de animales.

Lista de animales prohibidos en España

Los animales prohibidos como mascotas en España son los que se excluyen del listado positivo que se indica en la Ley 7/2023 de protección de los derechos y el bienestar de los animales, conocida como la Ley de bienestar animal.

En este sentido, hemos de precisar que no existe una lista de animales prohibidos propiamente dicha, sino que se deducen en relación a una discriminación positiva de la mencionada ley.

Es preciso señalar, antes de proseguir, que por mascota o animal de compañía se entiende a todo animal doméstico o silvestre en cautividad que es mantenido por el ser humano, principalmente en su hogar.

Este tipo de animales debe poder adaptarse perfectamente a la cautividad como ocurre con los perros, gatos y hurones, por ejemplo.

Asimismo, esta nomenclatura incluye a animales de producción, pero que han sido inscritos en el Registro de Animales de Compañía en la Comunidad Autónoma correspondiente.

Atendiendo a esta información, los tipos de animales que no puedes tener como mascota son los que te presentamos en los apartados siguientes.

Especies silvestres protegidas

Estas especies quedan recogidas en la Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad.

En ella se hace referencia a las especies en peligro de extinción y poblaciones vulnerables.

Especies invasoras o exóticas

Comprenden, por ejemplo, las cotorras argentinas o los agapornis que pueden suponer un peligro para especies autóctonas como gorriones y palomas.

También están las especies invasoras que se pueden cruzar con animales semejantes dando lugar a nuevas especies. Ejemplo de ello son los cerdos vietnamitas que cuando se escapan o son abandonados se mezclan con los jabalíes dando origen a una nueva especie denominada cerdolí.

Estos animales tienen menos miedo del ser humano y se acercan a los campos de cultivo originando importantes pérdidas, además de generar problemas de superpoblación.

Este apartado también incluye a los reptiles exóticos y a cualquier especie que pueda suponer un peligro para la biodiversidad si se liberan voluntaria o involuntariamente.

La denominación de animal exótico engloba a cualquier especie que se encuentre fuera de su hábitat y que pueda suponer una amenaza para la biodiversidad de un territorio si se introducen en él.

Especies que pueden causar daños

En esta categoría se hallan muchos de los roedores habituales en los hogares españoles como conejos, cobayas, ratones, ratas, hamsters o chinchillas.

A pesar de su aspecto dulce, los mapaches y los visones americanos son muy agresivos y su superpoblación puede dañar los ecosistemas locales.

Animales peligrosos por su mordedura o veneno

Este apartado hace referencia a los siguientes tipos de animales que pueden hacer peligrar la integridad física o salud de las personas o de otros animales como:

  • Peces. Un ejemplo son los peces globo o araña.
  • Artrópodos. Es el caso de ciertos tipos de arañas, hormigas o escorpiones.
  • Anfibios. Destacan algunas especies venenosas de ranas y sapos.
  • Reptiles. Incluye algunas serpientes, víboras y lagartos.

Primates

Monos, simios, chimpancés, lemures, gorilas, orangutanes, entre otros, no pueden ser catalogados como animales de compañía.

Esto implica que queda prohibida su tenencia en los hogares españoles.

Reptiles de más de 2 kg

Los reptiles de más de 2 kg de peso en edad adulta no pueden tenerse en las viviendas.

De modo que un lagarto, gecko, pogona o iguana de más de 2 kg queda prohibido por ley como mascota.

Mamíferos silvestres de más de 5 kg

Por mamífero silvestre se entiende cualquier mamífero que depende de sí mismos para encontrar agua, alimento o refugio y cuyo fenotipo no se ha visto afectado por la selección humana.

Es el caso de gatos silvestres, jinetes, nutrias, jabalíes, etc.

Como puedes constatar, esta lista no es exhaustiva, sin embargo, abarca igualmente toda especie que quede prohibida en cualquier normativa estatal o comunitaria.

En todo caso, más allá de los perros y gatos, los hurones aparecen en el listado positivo de mascotas pero no así los periquitos.

Lo precisamos porque suele ser una duda habitual dado que los periquitos han sido uno de los animales de compañía más frecuentes en nuestro país.

Normativa vigente sobre los animales prohibidos en España

La Ley de bienestar animal surge como una necesidad para garantizar la protección de los animales y, concretamente, de los animales que viven en el entorno humano.

Su objetivo principal es regular el reconocimiento y la protección de la dignidad de los animales por parte de la sociedad que debe considerarlos como seres vivos con capacidad de sentir, esto es, seres sintientes.

Así las cosas, la normativa subraya la importancia de entender la tenencia de animales de compañía y silvestres en cautividad como una responsabilidad aparejada a un compromiso de cuidado a lo largo del tiempo del animal, su identificación e integración en el entorno.

En esta ley, no exenta de polémica en ciertos sectores de opinión, se abordan cuestiones tales como:

  • Puesta en marcha de mecanismos administrativos para el fomento de la protección del animal.
  • Regulación del nuevo Sistema Central de Registros para la Protección Animal.
  • Creación de instrumentos de implementación de políticas públicas de protección animal, así como mecanismos para su seguimiento dotando a los organismos públicos de medios económicos y herramientas como la creación de la Estadística de Protección Animal.
  • Colaboración entre el ministerio competente y las instituciones públicas para combatir el maltrato animal.
  • Establecimiento de protocolos oficiales para tratar animales en situación de emergencia e involucración de los ayuntamientos. En este aspecto en concreto, la autoridad debe comprometerse más allá de delegar actuaciones en entidades privadas o sin ánimo de lucro.
  • Obligaciones y prohibiciones que atañen a las personas responsables de la tenencia de animales de compañía y animales silvestres en cautividad.
  • Regulación de la cría, tenencia y comercio de animales silvestres y cría de especies alóctonas, es decir, especies exóticas que no pertenecen al lugar en el que se encuentran.
  • Establecimiento de un marco legal para gestionar poblaciones de gatos en libertad.
  • Regulación de la cría, transporte, venta y adopción de animales de compañía, lo que incluye la vacunación y la esterilización.
  • Regulación de la utilización del uso de animales en actividades culturales y festivas.

Animales excluidos del ámbito de la ley

A fecha de redacción de este artículo, los animales que quedan excluidos del ámbito de aplicación de la Ley de bienestar animal son los siguientes:

  • Animales que se utilizan en espectáculos taurinos.
  • Animales de producción siempre que no sean registrados como animales de compañía.
  • Animales empleados con fines científicos, experimentación o investigación clínica veterinaria.
  • Animales silvestres regidos por la Ley de Patrimonio Natural y Biodiversidad, siempre que se hallen en libertad.
  • Animales utilizados en actividades profesionales como los que participan en actividades de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad o de las Fuerzas Armadas, además de los que se incluyen en actividades deportivas reconocidas por el Consejo Superior de Deportes.
  • Perros de caza, rehalas y animales auxiliares de caza.

Todos estos animales quedan protegidos por normativas vigentes europeas, estatales y autonómicas que estipulan, entre otras cuestiones, que los propietarios deben superar un curso de formación específico, evitar riesgos y molestias para otras personas, y ya no podrán reproducirlos, ni sacrificarlos sin los permisos oficiales oportunos.

¿Cómo han de identificarse los animales de compañía?

En la Ley mencionada en este artículo se detalla, de igual manera, cómo deben identificarse los animales a partir de su entrada en vigor.

Compartimos contigo algunas de las pautas que debes respetar:

  • Un veterinario habilitado debe identificar oficialmente a cada animal de compañía a nombre de la persona criadora registrada, entidad de protección animal o Administración Pública.
  • La identificación debe realizarse por microchip en gatos, perros y hurones, las aves mediante anillado.
  • Todas las mascotas deben inscribirse en el Registro de Animales de Compañía de cada Comunidad Autónoma.
  • Los perros, gatos o hurones que sean utilizados como reproductores deben figurar como tal en el registro oficial y sus criadores deben respetar el reglamento en todo momento.
  • Los animales de compañía de otros países de la Unión Europea deben mantener su pasaporte original aunque tienen la obligación de inscribir a sus animales en el registro anteriormente mencionado.

¿Qué debes hacer si tienes un animal prohibido en España?

El 29 de septiembre de 2023 entró en vigor la ya comentada Ley de bienestar animal.

En ella se estipula que las personas en posesión de mascotas cuya tenencia queda prohibida por la aplicación de esta ley deben notificarlo a las autoridades competentes de la Comunidad Autónoma del propietario.

Es muy importante señalar, a riesgo de ser redundantes, que no es necesario deshacerse del animal sino informar de su existencia.

Al informar de la tenencia de una mascota que no pertenece al listado positivo de mascotas, el dueño debe demostrar que este fue adquirido con anterioridad a la entrada en vigor de la ley.

Acto seguido, un comité debe decidir si la persona puede conservar su mascota hasta su muerte natural o, si puede suponer un peligro para las personas u otros animales domésticos o  silvestres, debe remitirse al organismo oficial oportuno.

Debes tomar en consideración que no notificar la tenencia de un animal prohibido supone un incumplimiento de la Ley de bienestar animal y es considerado como infracción leve que puede traducirse en un apercibimiento o suponer hasta 10.000 € de multa.

Estas sanciones pueden verse incrementadas en caso de que se produzcan daños en el animal o la muerte, llegando a suponer una sanción económica de hasta 200.000 €.

Seguros ligados a la tenencia de perros en España

La Ley de bienestar animal establece que en caso de tener un perro como mascota se debe tener en vigor un seguro de responsabilidad civil por daños a terceros que debe incluir a los propietarios del animal.

Algunos seguros de hogar te proporcionan ese tipo de cobertura dentro de sus garantías, aunque éstas quedan supeditadas normalmente al tipo de animal de que dispongas.

Por ejemplo, si se trata de una raza de perro potencialmente peligrosa o considerada “de manejo especial” por la ley son objetos de un tratamiento específico.

Además, en Reale Seguros ponemos a tu disposición el pack mascota que te ofrece coberturas en caso de accidentes del animal, robo, extravío, o acceso a servicios veterinarios, entre otras opciones.

En 3 minutos gracias a nuestra calculadora de seguros de hogar puedes obtener un presupuesto personalizado y si necesitas más información, no dudes en contactar con nuestros agentes.