Inicio > Diccionario de Seguros > Nulidad


27 Feb 2024

Nulidad

La nulidad en el contexto del derecho contractual surge como un enigma legal de suma relevancia.

Ante la aparente solidez de los acuerdos se esconde un amplio abanico de posibilidades que pueden desencadenar la invalidez de los efectos de un contrato.

Nuestro propósito en este artículo es profundizar en las causas y consecuencias de la nulidad con el objetivo de comprender a fondo de qué se trata.

¿Qué es la nulidad?

La nulidad, o mejor dicho, la causa de nulidad es la ineficacia de un acto jurídico por falta de las condiciones o requisitos necesarios para su validez, como puede ser la violación de alguna norma.

Entre estos requisitos se encuentran el consentimiento, el objeto y la causa, tal y como recoge el artículo 1261 del Código Civil.

No hay que confundir la nulidad con la extinción del contrato, de hecho, hay que entenderla como un impedimento a su continuidad.

¿Cuáles son las causas de la nulidad en contratos?

Las causas de la nulidad en contratos son diversas, pero todas están relacionadas con la falta de condiciones o requisitos esenciales que comprometen la validez y legalidad del acuerdo.

  • Ausencia de elementos imprescindibles. Surge cuando el contrato carece de elementos clave para su validez, como puede ser el consentimiento informado de todas las partes.
  • Contratos con entidades no inscritas. La nulidad también puede declararse cuando se realizan contratos con entidades que no están debidamente autorizadas para llevar a cabo dichas operaciones.
  • Inexistencia del objeto. Se refiere a la contratación, por ejemplo de un seguro para proteger un bien que, en realidad, no existe o no se corresponde con el perfil de asegurado establecido.
  • Violación de prohibiciones legales. Si el contrato viola alguna prohibición legal, la contravención de normas legales compromete la validez del contrato y puede llevar a su nulidad.
  • Malas intenciones. La nulidad puede ser consecuencia de la detección de malas intenciones por alguna de las partes involucradas. Por ejemplo, cuando el asegurado omite información relevante.

Estas causas de nulidad nos recuerdan la importancia de los procesos de contratación rigurosos y transparentes, donde todas las partes cumplan con los requisitos legales.

¿Cuáles son los tipos de causas de nulidad?

La ineficacia contractual, que implica la pérdida de efectos de un contrato, se manifiesta en distintas formas con particularidades únicas:

Nulidad absoluta o de pleno derecho

La nulidad absoluta es la máxima sanción que puede recibir un acto jurídico y sucede cuando un contrato carece totalmente de efectos desde el momento de su celebración.

Las principales características de la nulidad absoluta son:

  • Automatismo. Funciona de manera automática, sin necesidad de impugnación.
  • Legitimación amplia. Puede ser invocada por quienes participaron en el contrato y por terceros perjudicados.
  • Imprescriptible. La acción de nulidad no está sujeta a plazo de prescripción.

Nulidad relativa o anulabilidad

La nulidad relativa se presenta cuando un contrato adolece de un vicio que lo invalida según la ley debido a violencia, error, dolo u otra causa. El contrato existe, pero contiene defectos que lo hacen susceptible de anulación.

Características de la nulidad relativa o anulabilidad:

  • Acción necesaria. Requiere el ejercicio de una acción judicial para declarar la ineficacia.
  • Legitimación limitada. Solo se puede ejercer por quienes sufrieron el vicio en su consentimiento.
  • Caducidad. La acción de anulabilidad tiene un plazo de 4 años y puede extinguirse por confirmación del contrato.

Rescisión

La rescisión implica que deja sin efecto un contrato o una obligación y se produce cuando un negocio jurídico, válido y regularmente celebrado, contribuye a obtener un resultado injusto, inicuo o contrario a derecho.

Sus principales características son:

  • Existencia de un contrato válido. Se aplica a contratos válidos y regularmente celebrados.
  • Acción rescisoria. Se concede una acción para hacer cesar la eficacia del contrato.
  • Limitación temporal. Está sujeto a un plazo de caducidad de 4 años.

Resolución final

La resolución surge como consecuencia del incumplimiento de las obligaciones recíprocas en un contrato. La parte cumplidora tiene el derecho de ejercitar la acción resolutoria cuando la contraparte falta a su compromiso.

Las características destacadas de la resolución final son:

  • Acción principal. Solo puede ser ejercida por las partes que intervienen en el contrato.
  • Plazo de prescripción. El plazo para prescribir es de cinco años.
  • Eficiencia retroactiva. Los efectos de la resolución son retroactivos, lo que requiere la devolución de lo recibido por ambas partes.

Si tienes alguna duda sobre nuestros productos, contacta con nuestros agentes. Ellos te informarán de forma personalizada para profundizar en aquello que te genere preguntas.