Zonificación de una vivienda: qué es y cómo ahorrar con ella

Inicio > Hogar >  Zonificación de una vivienda: qué es y cómo ahorrar con ella

 Zonificación de una vivienda: qué es y cómo ahorrar con ella

La zonificación de una vivienda te permite ahorrar energía sin renunciar al confort. Combinarla con un sistema de climatización eficiente, tanto de calefacción como de aire acondicionado, ayuda a incrementar su efecto de ahorro en tus facturas. 

Esta práctica tiene su origen en la arquitectura, donde la zonificación se basa en distribuir los espacios de la manera más eficaz tomando como referencia su función y tamaño para que cubran las necesidades preestablecidas. 

Si no tienes claro cómo te puede ayudar a ahorrar la zonificación, te lo explicamos en este artículo en detalle.

¿Qué es la zonificación de una vivienda?

La zonificación de una vivienda es el análisis que determina la distribución correcta de una construcción de acuerdo a una serie de parámetros que deben responder a las necesidades planteadas desde el principio para ese espacio en concreto. 

La zonificación de una vivienda agrupa los espacios con base en 3 criterios: 

  1. La función. Este parámetro tiene en cuenta para qué se van a usar. 
  2. La dimensión. Considera el tamaño y la forma de los espacios para su distribución. 
  3. La orientación. Resulta esencial, tal y como se recoge en el Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios (RITE), en el estudio de la demanda energética de una casa.

Una parte esencial del ahorro energético de la vivienda se basa en la instalación de sistemas de climatización que permitan zonificar los espacios en cuanto a temperatura. 

En otras palabras, cada habitación debe poder tener una temperatura de confort en cada momento si se está utilizando, o bien se debe poder reducir si no se usa para alcanzar una mayor eficiencia energética.

Además de la zonificación de una vivienda, existen otros tipos sobre los que quizás hayas escuchado como la zonificación urbana y la medioambiental. 

¿Por qué es importante la zonificación de una vivienda?

En una vivienda, la planificación de una correcta zonificación resulta determinante para el aprovechamiento del espacio y el ahorro puesto que permite:

  • Distribuir los espacios de manera óptima. 
  • Utilizar eficazmente el espacio construido. 
  • Promover la gestión eficiente de los recursos del proceso de construcción.
  • Facilitar el ahorro energético del inmueble. 
  • Aumentar el confort de los usuarios.

Si buscas algún ejemplo para entender mejor en qué consiste esta división por zonas, piensa en la planificación del espacio de un almacén. Te proponemos este ejemplo en concreto porque te va a ayudar a entender la importancia de la zonificación en una vivienda.

La recepción y los despachos u oficinas se encuentran separadas del propio almacén para evitar interferencias y gestionar mejor las comunicaciones, la circulación y los recursos. 

El propio almacén también se zonifica haciendo los productos más accesibles y protegiendo de manera especial los peligrosos. 

Con una vivienda ocurre lo mismo, se procura que donde más tiempo pasan sus habitantes sean zonas más amplias y luminosas. Igualmente, los espacios de descanso se separan de los espacios más ruidosos como la cocina –se trataría en este caso de zonificación acústica–. 

Sumado a todo ello, la zonificación de los sistemas de climatización permiten una gestión más eficiente de los recursos que propicia el ahorro.  

¿Cómo ahorrar con la zonificación en tu vivienda? 4 aliados a tu servicio

En vista de las bondades de la zonificación abordadas a lo largo de este artículo, vamos a desvelarte cómo puedes ahorrar con tu calefacción y tus sistemas de refrigeración gracias a 4 aliados estratégicos: 

  1. El cronotermostato. Si colocas un cronotermostato en cada radiador podrás controlar tu instalación por zonas de manera independiente. Podrás encenderlos o apagarlos en función del uso de la habitación o programar una temperatura umbral para evitar las pérdidas de energía.  
  2. La domótica. Gracias a esta tecnología puedes gestionar tu sistema de climatización, pero también todos aquellos mecanismos y electrodomésticos que hayas acoplado.
  3. Mecanismos eléctricos inteligentes. Se trata de enchufes e interruptores que puedes gestionar a distancia, a través de un panel táctil, un mando o una aplicación móvil. Gracias a ellos, puedes zonificar tu vivienda, por ejemplo, accionando o programando cualquier tipo de aparato eléctrico como ventiladores, radiadores, deshumidificadores, etc. 
  4. Estudio inteligente de la eficiencia energética de los espacios. Gracias a la zonificación puedes llevar a cabo un análisis pormenorizado del aislamiento térmico de tus espacios, detectando con mayor facilidad la existencia de puentes térmicos u otros factores que puedan incidir en la temperatura y si suponen un ahorro o un gasto innecesario energéticamente hablando. Por ejemplo, puedes aislar un espacio y comprobar si es capaz de mantener o no la temperatura de confort, para posteriormente compararlo con el resto de habitaciones. 

¿Cuándo es interesante zonificar una vivienda?

Piensa que la zonificación es muy práctica en este tipo de escenarios que te mostramos: 

  • Cuentas con una vivienda muy grande con un sistema de climatización global.
  • Necesitas grados de confort diferentes en estancias que utilizas simultáneamente. 
  • No utilizas algunos espacios de manera habitual.

La zonificación, tal y como has podido descubrir a lo largo de estas líneas, te brinda un considerable ahorro energético, una mayor eficiencia en la gestión de los recursos y un mayor confort térmico. 

En Reale Seguros contribuimos al bienestar de nuestros clientes gracias a nuestra amplia gama de seguros de hogar que protegen tu vivienda y a las personas que la comparten contigo. 

Ponemos a tu disposición una calculadora de seguros de hogar muy práctica para que obtengas un presupuesto personalizado en menos de 3 minutos. 

En todo caso, si tienes dudas contáctanos, nuestros agentes especializados estarán encantados de darte toda la información que sea necesaria. 

Conducir en Madrid, como ocurre en otras grandes urbes, puede provocar cierto miedo, sobre todo en los conductores noveles. La ansiedad al volante es fruto de la inseguridad del conductor, ya sea por desconocimiento del recorrido o la presión de un tráfico muy denso, entre otros factores. 

Para evitar situaciones que pueden ponerte en peligro o exponerte a sanciones, es preciso estar informado sobre las restricciones medioambientales, los espacios habilitados para el aparcamiento o las horas de mayor afluencia

En este artículo, y para ayudarte a que conduzcas en las mejores condiciones posibles, vamos a detallarte estos y otros consejos útiles