Reparto de herencia entre hermanos con y sin testamento: 5 claves

Inicio > Decesos > Reparto de herencia entre hermanos con y sin testamento: 5 claves

Reparto de herencia entre hermanos con y sin testamento: 5 claves

El reparto de la herencia entre hermanos es posible en diferentes escenarios pudiendo ser el origen de desacuerdos o conflictos tanto si existe un testamento como si no existe o si este ha sido declarado nulo. 

Sumado a ello, puede darse el caso de que uno de los hermanos haya fallecido antes de la repartición por lo que sus hijos heredarán su parte. Este hecho puede acarrear nuevos obstáculos al introducir a más miembros con criterios dispares en el proceso de repartición. 

Con la intención de ayudarte a entender el funcionamiento del reparto de una herencia entre hermanos, vamos a compartir contigo 5 claves que, a su vez, te servirán de herramientas para anticiparte a posibles conflictos y que pueden ayudarte a encontrar soluciones adaptadas. 

Reparto de la herencia entre hermanos con testamento

Cuando existe un testamento, el padre y/o la madre han manifestado por escrito la voluntad tras su muerte de transmitir parte o la totalidad de sus bienes a sus hijos y demás herederos, en el caso de existir. 

Debes entender que en la repartición de una herencia entre hermanos, siendo el testador uno de los progenitores, entra en juego la figura legal de la legítima que equivale a dos tercios de la herencia

Esta se reparte entre legítima estricta y tercio de mejora de la siguiente manera: 

  • Legítima estricta. Supone un tercio de la herencia que debe repartirse a partes iguales entre hermanos.
  • Tercio de mejora. Esta parte puede repartirse como se quiera siempre que se haga entre hermanos. Si no se especifica en el testamento, esta también se divide en partes iguales entre los herederos.

El tercio restante se considera de libre disposición y puede ser transmitido a la persona que el testador elija, sin ser necesario que tenga derecho a la legítima.

En el supuesto de que un testamento no respete esta parte legal obligatoria de la herencia legítima, puede impugnarse. 

Reparto de la herencia entre hermanos sin testamento

El reparto de la herencia sin testamento o sin uno válido, ya que puede existir pero ser anulado, es conocido como intestada o ab intestato y debe desarrollarse bajo una serie de premisas específicas para garantizar los derechos de los eventuales herederos.

En este caso, la herencia debe repartirse a partes iguales entre los hermanos. 

Nuevamente, puede darse la situación de que uno de ellos haya muerto anteriormente a la repartición de la herencia por lo que su cuota debe repartirse a partes iguales entre sus hijos, eso sí, en este supuesto no se aplica la línea ascendente o colateral. 

5 claves para la participación de la herencia

El reparto de la herencia entre hermanos con y sin testamento puede afrontar una serie de conflictos o desacuerdos que soliciten la intervención de terceros, ya sea de mutuo acuerdo o por intermediación de una figura legal. 

Por esta razón, queremos abordar 5 claves que responden a escenarios habituales en este tipo de herencias. 

Desacuerdo o conflicto de intereses

Si este es el contexto, los expertos recomiendan buscar el asesoramiento de un abogado especialista que actuará como un tercero imparcial buscando la mejor solución para todas las partes. 

Compra de la parte de otro heredero

Si los hermanos quieren que el bien permanezca en la familia, es posible comprar la o las partes al resto de los hermanos según un acuerdo. La persona que vende su parte no debe asumir el pago del impuesto de sucesiones. 

La figura del contador partidor

En el caso de que uno de los hermanos bloquee el reparto de la herencia puedes tener recurso a un contador partidor, una figura legal que determina cómo ha de repartirse de acuerdo con la ley. 

Puede ser determinada por las partes, haber estado incluida en el propio testamento o ser dativo, es decir, establecido por ordenamiento judicial.

La Ley de Jurisdicción Voluntaria

Se trata de un  marco legal que ayuda a desbloquear situaciones en las que uno de los herederos se niega a recibir la herencia. En ella se estipula el plazo límite habilitado para la reclamación que es de unos 30 días hábiles. 

Si el afectado no se manifiesta en ese plazo, se considera que se muestra de acuerdo con el reparto.

La indivisibilidad de la vivienda familiar 

Cuando el objeto de la herencia es una vivienda en la que los hermanos están conviviendo, la herencia les otorga el mismo derecho a todos, por lo que deben seguir viviendo en ella o acordar una solución que debe ser unánime. Esto implica que una sola parte no puede decidir vender el bien para repartirlo, por ejemplo. 

En ocasiones, evitar la copropiedad es una manera de anticiparse a futuros problemas. Si todos están de acuerdo, tienen derecho a disolver el condominio y a repartirse las ganancias. 

No obstante, piensa que uno de los hermanos puede querer vender su parte, algo que podría crear un conflicto de intereses si el resto de herederos no están conformes. 

Otra posibilidad que existe es que se alquile la parte de la vivienda que corresponde a uno o varios de los herederos. En este caso, es conveniente llegar a un pacto con el resto de beneficiarios de forma amistosa o recurrir a un tercero imparcial en caso de conflicto. 

En Reale Seguros contamos con una amplia experiencia en seguros de decesos y en coberturas específicas como el pack legal total que ofrece un asesoramiento sobre el testamento hereditario, entre otras garantías. Contáctanos si necesitas que te ampliemos la información sobre este seguro y las posibilidades de personalización que podemos ofrecerte.