Tipos de aislantes para viviendas: clasificación según los distintos criterios

Inicio > Hogar > Tipos de aislantes para viviendas: clasificación según los distintos criterios

Tipos de aislantes para viviendas: clasificación según los distintos criterios

Los diferentes tipos de aislantes para viviendas incrementan tu capacidad de ahorro, además de mejorar tu bienestar y el de tu familia en tu hogar.

Un buen aislamiento térmico te permite mantener la temperatura interior de confort lograda gracias a la climatización. Por su parte, un buen aislamiento acústico va a propiciar el descanso en tus espacios, evitando el estrés generado por el exceso de ruido.

Si quieres ahorrar en tu factura energética y mejorar el confort dentro de tu vivienda, sigue leyendo. Te vamos a hablar de los tipos de aislantes para viviendas, térmicos y acústicos, que te pueden ayudar a conseguirlo.

Tipos de aislantes térmicos para viviendas

El criterio que vamos a utilizar para discriminar entre los diferentes tipos de aislantes térmicos para viviendas es el origen de los materiales que pueden emplearse, y que pueden ser sintéticos, minerales o vegetales.

Profundizamos en la información en los siguientes apartados para que puedas ahorrar en calefacción y refrigeración.

Aislantes sintéticos

Los aislantes sintéticos se obtienen del plástico y de polímeros que proceden del petróleo, entre otros. Son ligeros y durables.

Algunos ejemplos de este tipo de aislantes para viviendas son los que te enumeramos a continuación:

  • Poliestireno expandido (PSE). Es un tipo de aislante para paredes, techos y fachadas impermeabilizadas que se coloca en forma de planchas. Absorbe la humedad y es fácil de instalar.
  • Poliestireno extruido (XPS). Ofrece mayor resistencia a la humedad y es más denso que el PSE. Por esta razón los paneles son menos gruesos.
  • Poliuretano (PUR). Puedes encontrarlo en forma de una espuma que se endurece rápidamente tras su aplicación, o si lo prefieres, está disponible en paneles.
  • Rollos reflexivos. Están conformados por varias láminas de burbujas de polietileno y capas de aluminio. Su aislamiento resulta proporcional al grosor de los rollos. Suele ser una buena opción para zonas de clima estable.

Aislantes de origen mineral

Los diferentes tipos de aislantes de origen mineral son muy versátiles, ya que proporcionan un aislamiento térmico, pero también acústico.

Te ponemos algunos ejemplos:

  • Lana de vidrio. Se trata de una fibra mineral que se fabrica mezclando arena de sílice, magnesio y carbonato de calcio. Es un tipo de aislamiento para paredes, suelos, buhardillas o cubiertas.
  • Lana de roca. Se obtiene de roca volcánica fundida. Una de sus bondades es que no es inflamable. Resulta tan versátil como la lana de vidrio.
  • Perlita expandida. Cuenta con un impacto medioambiental mínimo y se muestra como una buena solución para un aislamiento total.

Aislantes de origen vegetal

Los aislantes de origen vegetal son sostenibles y se consideran ecológicos porque en su fabricación no se emiten ni gases ni desechos tóxicos, y además, requieren de poca energía para poder crearse.

Es el caso de los siguientes materiales:

  • Corcho. Puede encontrarse en múltiples formatos como losetas, rollos o planchas. Su ligereza y resistencia a la humedad lo convierten en un material interesante para interiores.
  • Celulosa. Se consigue por el reciclado de papel. Se suele utilizar para cubrir huecos de techos y paredes.
  • Fibras de madera. Se trata de una forma de aprovechar los residuos de madera triturados. Consigue retener el calor a lo largo del día y liberarlo durante la noche.
  • Fibras de coco y algodón. Una de sus bondades es que estas fibras son biodegradables. Se colocan en forma de manta.

Tipos de aislantes acústicos para viviendas

Los diferentes tipos de aislantes acústicos para viviendas mejoran la privacidad en el interior de las mismas, pero también con respecto al exterior, además de aumentar la calidad de vida de las personas.

Así las cosas, estos materiales actúan minimizando o neutralizando ruidos aéreos, sonidos de impactos y/o vibraciones, en función de sus componentes.

Aquí de nuevo, con base en los materiales que se utilizan, la clasificación de los más utilizados es la siguiente:

  • Poliuretano. Aplicado en planchas es una buena opción para combatir el ruido aéreo. Como hemos visto hace unas líneas, es uno de los materiales más utilizados para aislar estructuras en sus diferentes formas. Por ejemplo, la espuma de poliuretano absorbe las ondas de alta frecuencia.
  • Geotextil. Cuenta con una base textil reciclada que proporciona gran durabilidad y te ayuda a conseguir aislamiento acústico y térmico. Un ejemplo del uso de este material son las cortinas acústicas, que resultan ideales para reducir el ruido que sale o entra por puertas y ventanas. No necesitas hacer obras para instalarlas.
  • Fibras de vidrio o lana de roca. Absorben los ruidos de los espacios y son incombustibles, lo que las hace una opción sostenible y segura para la insonorización.
  • Planchas asfálticas. Amortiguan y absorben estruendos e impactos. Su instalación es sencilla y pueden combinarse con otros sistemas de aislamiento.

Con la intención de seguir profundizando sobre las soluciones de aislamiento para tu vivienda, vamos a detenernos en los tejados y las paredes, dado que son dos de los puntos débiles de las construcciones.

Tipos de aislantes para tejados

Los diferentes tipos de aislantes para tejados buscan evitar intercambios de temperatura entre el interior y el exterior de una vivienda, en otras palabras, se focalizan en mejorar la inercia térmica.

Los profesionales consultados se ponen de acuerdo con respecto a que el tejado es la zona de una construcción por donde más se escapa el calor, por ello es esencial reforzar su aislamiento.

Los aislantes sintéticos, como el poliestireno expandido o la espuma de poliuretano proyectada sobre la teja, son algunas de las soluciones a las que puedes recurrir.

Si buscas una alternativa más sostenible, puedes optar por el corcho proyectado sobre las tejas que se fabrica, generalmente, con corcho triturado combinado con resinas, grasas vegetales y agua.

Tipos de aislantes para paredes

Puedes servirte de diferentes tipos de aislantes térmicos para tus paredes, como el poliestireno extruido. Este producto ofrece un buen aislamiento exterior y no necesita mucho espacio, pues es más fino que otras posibles soluciones.

Otras alternativas las puedes encontrar en la lana de vidrio o de roca, puesto que ofrecen una conductividad térmica relativamente baja.

En lo tocante a las paredes interiores y tabiques, algunas soluciones que te van a permitir mejorar el aislamiento térmico de tu vivienda son paneles aislantes XPS, la lana de roca semirrígida, o una combinación de lana de roca con aluminio.

Otra posible opción es utilizar lo que se conoce como aislantes térmicos reflexivos conformados por varias capas de espumas o burbujas de polietileno.

Este tipo de aislantes pueden estar conformados, como hemos visto anteriormente, por dos capas de aluminio y entre ellas, una base de burbujas o de espuma de polietileno. Cuantas más capas contienen, más alto es el poder aislante.

Beneficios del aislamiento térmico y acústico en tu vivienda

Los beneficios de los diferentes tipos de aislamientos son múltiples, tal y como puedes comprobar en la siguiente tabla en la que te exponemos los más significativos:

Beneficios del aislamiento térmicoBeneficios del aislamiento acústico
Mantienen la temperatura interior estable evitando las fugas hacia el exterior y viceversaProtegen tu vivienda de los sonidos exteriores y a tus vecinos de los tuyos
Reducen la carga estructural de los edificios al tener baja densidadAumentan el bienestar de los habitantes de la vivienda
Evitan la retención de humedad en casaFavorecen la concentración y el reposo
Son muy versátiles, pudiendo utilizarse para diferentes zonasPermiten obtener una mejor propagación de las ondas en el interior, mejorando el sonido de tus emisores de sonido
Reducen el gasto energético de una vivienda, lo que se traduce por facturas más económicasFacilitan la zonificación de tus espacios por actividades

Sumadas a todas estas ventajas que acabamos de compartir contigo, y antes de concluir, queremos subrayar que invertir en aislamiento térmico y acústico en tu vivienda aumenta su valor, además de propiciar espacios más saludables para ti y tu familia.

Tus inversiones merecen la máxima protección. Desde Real Seguros podemos ayudarte gracias a nuestros seguros de hogar adaptables con tres gamas de productos –estándar, óptima y premium– que puedes modular para que respondan exactamente a tus necesidades.

Comienza a proteger tu patrimonio sirviéndote de nuestra calculadora de seguros de hogar con la que puedes obtener un presupuesto personalizado en menos de 3 minutos.

En caso de que necesites ampliar la información, contacta con nuestros agentes, estarán encantados de ayudarte.