Sepelio: qué es, trámites y diferencias con el funeral

Inicio > Decesos > Sepelio: qué es, trámites y diferencias con el funeral

Sepelio: qué es, trámites y diferencias con el funeral

A menudo cuando se habla del sepelio se confunde con otra figura relacionada con los actos de inhumar o enterrar el cuerpo cuando alguien fallece como es el funeral. El sepelio o acto de enterramiento propiamente dicho puede variar según los deseos del difunto o de su familia.

Sigue leyendo para entender los conceptos, diferencias y trámites que te ayudarán a resolver las dudas acerca del sepelio y el funeral.

¿Qué significa el sepelio?

El sepelio es la etapa final de un acto fúnebre y se refiere a la acción de enterrar o incinerar el cuerpo del fallecido. Por lo general, casi todo el mundo utiliza la palabra “entierro” para hacer referencia a esta ceremonia funeraria.

Asimismo, es habitual confundirlo con el funeral y muchas personas los utilizan como sinónimos, pero existen algunas diferencias importantes que conviene aclarar.

¿Cuáles son las diferencias entre sepelio y funeral?

Como hemos anticipado, en el vocabulario y argot funerario, muchas personas tienden a confundir el sepelio con el funeral y a menudo se utilizan indistintamente en nuestras conversaciones cotidianas. Sin embargo, tienen significados ligeramente diferentes:

  • Concepto. El sepelio es el acto de enterrar o inhumar a una persona fallecida, mientras que el funeral es la ceremonia llevada a cabo para recordar a la persona fallecida y puede incluir lecturas, oraciones, etc. Las ceremonias o actos en honor al difunto también reciben el nombre de pompas fúnebres.
  • Privacidad. El sepelio es una celebración más íntima que involucra a los familiares y amigos más cercanos al fallecido, mientras que el funeral suele ser un acto más abierto a la gente para despedirse antes de que el cuerpo sea sepultado.

Por tanto, aunque están directamente relacionados, sepelio y funeral son conceptos con diferente significado y conmemoración del fallecido.

¿Cuáles son los tipos de sepelio?

Los principales tipos de sepelio en España suelen ser dos dependiendo de la ceremonia.

Civil

El sepelio civil es el más personal en el que un orador da un discurso de homenaje sobre la vida de la persona que ha fallecido.

El tiempo de duración no suele superar la media hora y se realiza en alguna sala del tanatorio donde se celebra el velatorio o en algún espacio del cementerio.

Tradicionalmente ha ido acompañado de un comunicado en prensa para detallar el lugar y la hora del acto mediante un obituario o esquela. Finalmente, cuando acaba la ceremonia, se traslada el cuerpo para ser inhumado o cremado.

 Religioso

El sepelio religioso se realiza en lugares consagrados por la iglesia, como las capillas.

En este tipo de acto son habituales las homilías, la bendición del ataúd y la misa, así como colocar el féretro con los pies orientados hacia el altar.

En relación con lo anterior, en la actualidad son cada vez más los sepelios religiosos que se celebran sin estar el cuerpo presente. Este hecho depende de la ciudad o localidad donde se celebre el rito religioso.

Al igual que en el sepelio civil, la duración no suele superar los 30 minutos y los familiares son finalmente acompañados hasta el lugar donde se producirá la despedida del fallecido.

¿Qué trámites lleva asociados el sepelio?

Los 5 trámites imprescindibles tras el fallecimiento de un familiar son los que te detallamos a continuación.

 Obtención del Certificado Médico de Defunción (CMD)

El primer paso tras el fallecimiento es obtener el Certificado Médico de Defunción (CMD) que acredita oficial y legalmente la muerte de la persona.

Lo vas a necesitar a la hora de inscribir la defunción en el Registro Civil y puede ser emitido tanto por el médico que trató al fallecido como por otro facultativo que pueda certificarlo.

 Inscripción de la defunción en el Registro Civil

La inscripción de la defunción debe realizarse en el Registro Civil del municipio donde ocurrió el fallecimiento.

Para realizar esta gestión vas a necesitar presentar el CMD u orden judicial de inscripción mediante un formulario que te proporcionará el Registro.

Recuerda que este trámite debe completarse en las primeras 24 horas después del fallecimiento.

Obtención de la licencia de entierro o incineración

Una vez hayas inscrito el fallecimiento, debes solicitar la licencia para el entierro o la incineración. Y es que, aunque sabemos que son momentos muy difíciles, es necesario realizar este paso al menos 24 horas después para poder proceder con el acto.

Traslado hasta el cementerio o crematorio

De los servicios de manipulación, traslado, velatorio, cementerio o incineración se encarga la empresa funeraria. Además, los traslados pueden ser dentro del territorio de la comunidad, lo que conocemos como traslados ordinarios, o traslados sometidos a autorización sanitaria para los que se requiere permiso expreso.

Acto de entierro o incineración

El último paso de la familia es decidir si el fallecido será enterrado o incinerado, e independientemente de cuál sea su elección, debe llevarse a cabo en un lugar autorizado para ello.

Recuerda que no puede llevarse a cabo antes de 24 horas ni después de 48 horas desde el fallecimiento.

En Reale Seguros sabemos que gestionar estos trámites en momentos tan difíciles puede ser complicado a tenor de las múltiples leyes y regulaciones locales.

Contar con el asesoramiento de profesionales, como empresas funerarias o compañías de seguros de decesos, que aseguren el cumplimiento de los requisitos necesarios es siempre recomendable. Contacta con nuestros agentes para más información.