Inicio > Diccionario de Seguros > Daños a terceros 


19 Feb 2024

Daños a terceros 

Los daños a terceros contemplan una serie de coberturas que se pueden calificar como básicas pero que al mismo tiempo ofrecen la protección que el asegurado necesita. 

En la mayoría de casos existe la posibilidad de ampliar el seguro a terceros básico contratando otros servicios adicionales, con el objetivo de tener cubiertas otra serie de situaciones de riesgo. 

¿Qué son los daños a terceros?

Los daños a terceros son aquellos que causa alguien como propietario o responsable y se pueden traducir en daños materiales o lesiones. La responsabilidad de enmendar los percances causados o indemnizar a estas personas por el perjuicio provocado, recae sobre la persona causante. 

Los seguros a terceros surgen a raíz de estos daños, también son conocidos como “seguros obligatorios”. Cuentan con coberturas que protegen en caso de tener contingencias y haber causado daños materiales o lesiones a otras personas. 

Ejemplos de daños a terceros 

A continuación, enumeramos las situaciones más habituales que dan pie a siniestros en los que se producen daños a terceros: 

  • Perder el control del automóvil, salirse de la calzada y chocar contra un obstáculo en la vía urbana. Este caso suele ir acompañado de daños al mobiliario urbano que es propiedad del ayuntamiento. 
  • Descuidos leves ante señales de tráfico que provocan acabar colisionando con otro vehículo provocando daños en la parte trasera o delantera. En esta ocasión, el dueño del vehículo que ha causado el choque, deberá pagar los arreglos. Este desembolso, habitualmente se hace a través del seguro de coche que tenga contratado el causante del siniestro. 
  • Los daños a terceros no solo se producen en contextos automovilísticos, también se pueden generar en las viviendas. Por ejemplo, con roturas de tuberías o fugas de agua provocando humedades en el piso de abajo. En estas circunstancias, suele actuar el seguro de hogar.

¿Cuáles son las coberturas habituales del seguro a terceros?

Las pólizas de este tipo suelen incluir las siguientes coberturas básicas aunque debes tener muy presente que pueden existir diferencias dependiendo de la aseguradora que contrates: 

  • Responsabilidad civil: quedan cubiertos daños personales y materiales que se puedan ocasionar a terceras personas como consecuencia de incidentes donde el asegurado es el responsable. 
  • Asistencia en viaje: lo habitual es que la póliza cubra los daños del coche, la vivienda o la entidad y a todos sus afectados en caso de accidente, avería o robo. Cuando el percance ocurre con vehículos, el seguro suele ofrecer cobertura tanto en desplazamientos nacionales como en el extranjero. 
  • Acontecimientos extraordinarios: los seguros a terceros suelen incluir la reclamación al Consorcio de Compensación de Seguros por los daños materiales que sufren los vehículos, las viviendas y entidades a causa de catástrofes naturales, terrorismo o intervenciones de las Fuerzas Armadas y los Cuerpos de Seguridad del Estado. 
  • Defensa jurídica: con esta cobertura el asegurado está protegido frente a los gastos extraordinarios derivados de trámites procesales. 
  • Seguro del conductor: los seguros a terceros con servicios básicos usualmente engloban indemnizaciones por fallecimiento, invalidez permanente y asistencia sanitaria al asegurado, entre otros servicios vinculados al bienestar sanitario. 

En este punto queremos insistir nuevamente en nuestra recomendación de que debes leer siempre el condicionado de tu contrato de seguro para certificar las coberturas incluidas y, sobre todo, las no incluidas.

¿Cómo funciona un seguro a terceros ampliado?

Además, de las coberturas básicas, los asegurados tienen la posibilidad de ampliar las garantías de su seguro para disfrutar de una mayor protección. 

El seguro a terceros ampliado suele referirse mayormente a vehículos y, generalmente, consta de lo siguiente: 

  • Incendio de vehículos.
  • Responsabilidad civil para turismos particulares que lleven remolques o caravana.
  • Daños por atropello de animales cinegéticos.  

Tan importante es conocer los daños a terceros como contratar un buen seguro que sea útil cuando surja un inconveniente. 

En Reale Seguros queremos facilitar tus trámites y para ello contamos con una calculadora de seguro de coche, una calculadora de seguro de hogar y una calculadora de seguro de moto que en 3 minutos te harán una estimación de cada uno de estos tipos de seguros. 

Además, si necesitas asesoramiento presencial o personal, contáctanos. No olvides que contamos con una amplia oferta y una gran experiencia en seguros modulables para responder a tus necesidades.