Inicio > Diccionario de Seguros > Seguro a primer riesgo


23 Abr 2024

Seguro a primer riesgo

Con el seguro a primer riesgo el asegurado y la entidad aseguradora pactan una indemnización cerrada ante un siniestro. Suele ser habitual en coberturas adicionales por daños. 

¿Qué es un seguro a primer riesgo?

Un seguro a primer riesgo es una modalidad de seguro de hogar que cubre un riesgo hasta un límite determinado que se plasma en la póliza de manera independiente al valor real del bien y que debe ser pactada entre las partes.  

Este tipo de seguro permite que tanto el asegurado como el asegurador conozcan de antemano la indemnización que corresponde en cada siniestro sin necesidad de calcularla. 

El seguro a primer riesgo puede establecerse tanto para el contenido como para el continente y puede combinarse con otras modalidades.

El funcionamiento de este tipo de seguros hace que la regla proporcional quede excluida de mutuo acuerdo. 

Esta regla proporcional se basa en la aplicación por parte de la aseguradora de una fórmula que le permite calcular la indemnización que procede en un siniestro parcial en los casos en los que la suma asegurada es inferior al valor real de un bien.

En este caso hablamos de infraseguro y se da habitualmente, más allá de los supuestos en que sea voluntario, porque la persona desconoce el valor total de algo o porque se despista en la declaración de bienes que van a conformar la suma asegurada y no los incluye. 

El primer riesgo en el seguro de hogar

En un seguro de hogar, el primer riesgo es una de las 2 formas de aseguramiento de los bienes que consisten en: 

  1. A primer riesgo. Establece una cantidad determinada que queda cubierta en caso de siniestro, tal y como hemos visto.
  2. A valor total. Queda garantizado el valor total del bien asegurado.

Es habitual que las compañías de seguro den opción a contratar una u otra modalidad en algunas coberturas opcionales como pueden ser el atraco, los daños estéticos, las averías de equipos informáticos o los daños causados por el inquilino, entre otras posibilidades. 

Ámbitos de aplicación  

Así las cosas, el seguro a primer riesgo suele contratarse en 2 contextos esenciales: 

  1. Cuando es improbable que se de una destrucción total de los bienes. Al contar con una suma fija en lo que respecta a la indemnización, puede resultar más beneficioso que aplicar la regla proporcional. 
  2. Cuando es complicado establecer el valor real de un bien. En el caso de no poder determinar el valor real queda asegurada la suma pactada. 

Ventajas del seguro a primer riesgo en el hogar

El seguro a primer riesgo ofrece una serie de ventajas que debes conocer. 

  • La contratación es más sencilla puesto que no debe llevarse a cabo una evaluación exhaustiva de los bienes. Esto explica que sea una modalidad que se ajusta a la estrategia de ciertas empresas. 
  • Conocer el importe de la indemnización hace que los asegurados tengan certeza del importe a recibir en caso de siniestro. 
  • Se aumenta la probabilidad de un proceso de reclamación simplificado porque se ajusta a los daños que se han originado en un siniestro.
  • Menor precio del seguro, dado que no estás asegurando los bienes por la totalidad de su valor. 

Además de en el seguro del hogar, la cobertura del continente a primer riesgo suele seleccionarse también en los seguros de comunidades de vecinos y si, como inquilino, deseas asegurar algunos de tus bienes más allá del propio seguro que pueda tener contratado el propietario.